‘Transsiberian’. Largo y claustrofóbico viaje.

Una pareja de estadounidenses, Woody Harrelson y Emily Mortimer, después de haber ejercido labores de voluntariado en el Lejano Oriente, deciden volver a Moscú a través de la vía dada por el Transiberiano. Pronto, en un recorrido tan largo y extraño, entablarán amistad con una pareja de jóvenes occidentales un tanto peculiar.

Enclaustrada en los vagones del ferrocarril, únicamente oxigenando pulmones en los gélidos parajes que lo rodean, la cámara de Brad Anderson consigue plasmar un thriller metódico, detallista y talentoso. Sin embargo, la calidad queda complementada por una historia con serias limitaciones, avanzando ésta entre la previsibilidad y rutinariedad. El mito del “nunca hables con extraños” coge fuerza y pulso en la figura de Eduardo Noriega, desencadenando así una narración tortuosa, penitente y aflictiva que únicamente peca de no haber sabido explotar espacios más ingeniosos, decreciendo su poder de persuasión conforme avanzan los minutos.

En definitiva, ‘Transsiberian’ consigue crear una ambientación claustrofóbica y angosta. La sensación del incomodo se impregna en cada plano, pero termina siendo un fin en lugar de un medio. La resolución de la película pincha la calidad del conjunto, y nuestros ojos, al comienzo heridos, terminan por irritarse con lo finalmente presenciado. En cualquier caso, digna.

6.5/10 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s