The immigrant (2013)

immigrant-movie-posterDirector: James Gray
Guion: James Gray / Ric Menello 
Producción: Kingsgate Films / Worldview Entertainment / Keep Your Head Productions
Fotografía: Darius Khondji 
Montaje: John Axelrad / Kayla Emter
Música: Chris Spelman
Reparto: Marion Cotillard / Joaquin Phoenix / Jeremy Renner / Angela Sarafyan
Duración: 120 min
País: Estados Unidos 

Lo primero que llama la atención de The immigrant es la desidia con la que esta ha sido tratada por parte del mercado cinematográfico español. El lapso de tiempo que va entre el estreno estadounidense del film y la llegada a España del mismo es, ni más ni menos, de un año. Ya sucedió exactamente lo mismo con la sobresaliente Two lovers. Tardanzas, pues, imperdonables considerando que estamos ante obras elaboradas por uno de los mejores cineastas del momento, James Gray. A esta cuestión se le une el vergonzante título con el que se ha bautizado a esta película en territorio español, El sueño de Ellis, pero bien, esto ya es harina de otro costal. Vamos a lo importante: Joaquin Phoenix, Marion Cotillard y James Gray, nombres todos ellos que suenan muy muy bien. Combínenlos y verán como el nivel de expectativas que rodea a esta producción se eleva hasta cotas bien altas. 

Es verdad, había materia prima para elaborar una película fabulosa, excepcional. Sin embargo, The immigrant no lo es. Esto suena fatal, y me explico: no estamos frente a la obra maestra que todos esperábamos. De hecho, el cineasta neoyorquino nos deja aquí su película más floja de las que atesora, hasta la fecha, en su filmografía. El listón, en todo caso, estaba bien alto: Little Odessa (1994), The yards (2000), We own the night (2007) y Two lovers (2008). Para mí, cuatro trabajos brillantes y de profunda impronta. Con todo, ello no quita para afirmar tranquilamente que aquí se expone una obra notable. Es decir, no se entienden los palos desmedidos que ha recibido este reputado director. La esencia del cine de James Gray se mantiene: el peso otorgado a la familia y la pervivencia de los protagonistas errantes están presentes en este film. En la trilogía inicial de su carrera todo ello se agitaba por un contexto gangsteril que no tiene nada que envidiar a los grandes nombres del género. Por su parte, en Two Lovers el discurso se encauzaba a través de los derroteros del amor. Era un pequeño giro en el estilo temático del autor, quizás coincidente con la colaboración, en tareas de guion, con Ric Menello; colaboración que se mantiene en The immigrant.

El foco de la narración recae sobre Marion Cotillard. Ella es una emigrante polaca que huye de Europa y de las consecuencias de la Gran Guerra para buscar un futuro mejor en la tierra de las oportunidades, en los Estados Unidos. Lo hace en compañía de su hermana, pero pronto se dará cuenta de que la vida no siempre te da lo que mereces. Y ese punto amargo es el que aquí expone, con la elegancia de siempre, el bueno de James Gray. En este sentido, el afán por sobrevivir de nuestra protagonista, la estoica lucha por reencontrarse con su hermana, la hiriente relación que entabla con Joaquin Phoenix y la efímera esperanza que representa Jeremy Renner confluyen para vertebrar el discurso de esta película. Un homenaje en toda regla a aquellas personas que anónimamente lucharon, en tiempos difíciles y a su manera, por alcanzar su porción de “sueño”. Podemos decir que es una película íntima en lo narrativo y muy cuidada en cuanto a los aspectos técnicos y artísticos.

Le falta, sin embargo, un punto de emotividad a este relato. James Gray no consigue darle toda la profundidad que pretendía a esta narración. Así, la relación entablada entre la sufrida Marion Cotillard y el enfermizo Joaquin Phoenix consigue captar nuestra atención, pero no nos cautiva como debería. Los dos son buenos actores y lo hacen bien (que no muy bien) en este film. Además, la principal flaqueza de esta historia es el personaje de Jeremy Renner, quien busca representar el conflicto familiar y las contradicciones sentimentales con las que en tantas otras ocasiones nos había emocionado James Gray, pero que jamás termina de encontrar su sitio a lo largo de la película. La melodía suena, aunque le falta la espontaneidad y armonía de sus anteriores trabajos. No es una película redonda y daba para mucho más. Con todo, una obra notable.

DSC_3500.NEF

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s