Blowup (1966)

blow upDirección: Michelangelo Antonioni
Guion: Michelangelo Antonioni / Tonino Guerra (Julio Cortázar) 
Producción: Bridge Films / MGM
Fotografía: Carlo Di Palma 
Montaje: Frank Clarke
Música: Herbert Hancock
Reparto: David Hemmings / Vanessa Redgrave / Sarah Miles / Peter Bowles 
Duración: 111 min
País: Reino Unido 

Un fotógrafo sale a pasear durante una tranquila mañana. Se acerca a un parque y, de repente, ve a una pareja discutir. Él decide inmortalizar el momento. La luz le parece perfecta. Serán unas fotos excepcionales. La mujer, sin embargo, se percata de su presencia, lo persigue, le reclama las fotografías. ¿Por qué lo hará? El detalle y la atención al mundo de la imagen, al poder de la misma, se revelará como la clave de bóveda de esta historia. Pronto, nuestro protagonista creerá tener en sus manos, a través del estudio de sus fotografías, la resolución de un crimen.

Quien diga que esta obra no es deudora de su tiempo, miente como un bellaco. Solo puede entenderse atendiendo al contexto en el que fue gestada, pues Blow-up está ligada a un tiempo y lugar muy concreto: el Londres de finales de los 60. La contracultura, la psicodelia y el rebasamiento de los límites del sistema marcan la nota dominante en las calles de la capital británica. Unos mimos alocados alborotan al personal con sus gritos y brincos; los estudios de fotografía parecen la cuna de todo lo conocido; las guapas modelos se venden al mejor postor con tal de ser inmortalizadas; una mujer se desnuda como medio para alcanzar unas fotografías. “La imagen lo es todo”, parece querer decirnos Michelangelo Antonioni. Y, dentro de esta ola de enfoques y colores, irrumpe nuestro errante héroe, David Hemmings, hastiado ya de la fotografía, de la vacuidad de su existencia, dispuesto así a romper los moldes de una investigación criminal con su espontáneo trabajo.

En la trilogía que lo había catapultado como a uno de los grandes cineastas de la época, compuesta esta por L’avventura (1960), La notte (1961) y L’eclisse (1962), Antonioni desentrañaba las miserias existenciales y los dilemas cotidianos de la sociedad de posguerra. Lo había hecho a través de una clase social muy concreta, la burguesía. Aquí, en Blowup, da un giro inesperado: salta de Italia a Inglaterra. No le importa tanto la burguesía, sino la contracultura londinense. Un joven fotógrafo será la piedra angular del relato. El exhibicionismo y la sensualidad acaparan nuestra atención, pues estamos ante el poder de la sensación, sin más. Las escenas que componen el film así lo indican. Pero, ¿qué sensación? ¿qué sienten los personajes de esta película? Este Deseo de una mañana de verano no es más que eso, un deseo por querer cambiar una trágica realidad: la desesperación, el aislamiento y la incomunicación. Notas todas ellas que, finalmente, se imponen sobre nuestro errante y vacío protagonista.   

blow-up-4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s