‘Vidas rebeldes’. Cuando la vida te deja de lado.

marilyn2

Marilyn aparece en Reno, ciudad de Nevada, huyendo de su marido, de quién piensa divorciarse. Es una chica inocente sí, pero a la que la vida no ha tratado muy bien. Su falta de cariño en la juventud por parte de sus padres ha sido un lastre que ha arrastrado durante toda la vida. Una losa en lo emocional que no le permite encontrar a nadie que esté dispuesto a atender todas sus necesidades sentimentales, toda su sensibilidad. Es una fugitiva crónica.

En Reno conocerá a tres tipos dispuestos a ocupar su corazón fugitivo. Uno es Gay, interpretado por Clark Gable. Gay es un tipo solitario. Un vaquero al que no le gusta que nadie le indique por donde debe andar. Detesta los trabajos a sueldo. No tiene relación con sus hijos. Y no ha echado lazos amorosos con ninguna mujer desde que su último amor se marchara.

Otro aspirante es Guido, Eli Wallach. Un antiguo piloto de aviación que combatió en la guerra. Ahora deambula por Reno en busca de cualquier cosa que le permita seguir hacia adelante. La llegada de la más famosa rubia de Hollywood a Reno, provocará un vuelco en su corazón. El poso de amargura dejado en su corazón por la muerte de su esposa, podría desaparecer si se enrolara en un nuevo sendero del amor.

Por último, está Perce, interpretado éste por Montgomery Clift. Perce es un chaval que no ha encontrado el rumbo en su vida. Ni siquiera imagina que el alcohol y los rodeos pueden acabar con su vida. Tampoco le importaría. Es un hombre lleno de tristeza por la muerte de su padre y el posterior esposamiento de su madre con un nuevo tipo que le ha desbancado en su posición de legítimo heredero del rancho de su padre. Perce huye. No tiene a nadie, ni siquiera a su familia. Alegrar su corazón con la rubia no le vendría mal.

Y con todo ello llega la caza de caballos. Los cuatro ponen rumbo a la montaña. Allí estallarán las emociones que cada uno lleva por dentro. Guido, se lanzará en los brazos de la rubia, traicionando a uno de sus mejores amigos, Gay. Pero como Marilyn le dice, es una persona que estaría dispuesta a hundir el mundo para luego sólo pensar en su sentimiento de culpa, no en el daño que ha hecho. Perce, sentirá aún más tristeza de la que sentía antes de la caza. Su insatisfacción le hará posicionarse de parte de Marilyn, desentenderse de esa caza. Será en vano. Perce seguirá ahogado en su mar de tristeza, muriendo posiblemente en cualquier rodeo o en cualquier taberna harto de alcohol. El más expresivo de todos sera Gay. Reflejará una crueldad que aterrará a Marilyn. Capturará a toda la manada. Y ante la liberación de ésta, luchará con sus propias manos contra la yegua para, después de una terrible batalla, soltarla. Ya dijo que no le gusta que nadie decida por él. Posiblemente moriría sólo, con su soledad y su autonomía. Y en último lugar está la rubia. Una mujer tan sensible que no es capaza de soportar la muerte de un conejo. Ni mucho menos ver el sufrimiento de la pobre manada de caballos a manos de los rudos vaqueros. Su sensibilidad estallará. El odio hacia ese mundo tan cruel, tan tiránico, tan falto de cariño se reflejará en esas montañas. Su aventura en Reno terminará. Huirá una vez más. Posiblemente acabará en cualquier otra parte del mapa, viviendo una aventura similar, para finalmente acabar huyendo. No es un mundo hecho a su medida.

Como anécdota histórica podríamos decir que Vidas Rebeldes fue la última película de Marilyn Monroe y Clark Gable. Éste último incluso murió antes de su estreno. Montgomery Clift sólo la sobreviviría seis años más. Los tres encontraron una muerte joven. No se si fueron seleccionados por otras circunstancias para la película, pero creo que ninguno de ellos tuvo que actuar mucho, no les hacía falta crear un personaje. Les bastaba con ser ellos mismos.