‘Al final de la escalera’. La casa reclama venganza.

‘The Changeling’ es una producción canadiense dirigida en 1980 por Peter Medak, un director del montón que se esmeró en esta ocasión para regalarnos una auténtica joya del cine de terror. El film está interpretado de una manera magistral por George C. Scott (Hardcore), y en el guión encontramos los nombres de Wiliam Gray (Noche de graduación) y una desconocida Diana Maddox. Como curiosidad podemos añadir que es la película, por excelencia, fetiche de Alejandro Amenábar, la cuál ha dejado una buena seña en la posterior carrera de éste.

Un profesor y compositor musical queda destrozado tras sufrir el golpe más duro de su vida: la muerte de su mujer e hijo en accidente de carretera. Con el fin de borrar su pasado, John Russell, se mudará a una nueva casa, algo parecido a una mansión. Sin embargo, pronto descubriremos que el caserón en cuestión está encantado. Extraños ruidos en la noche, cristales rotos y golpes atormentarán al profesor en su corta estancia. Decidido a entender el por qué de ello, Russell recurrirá a una sesión de espiritismo que resultará muy reveladora. El secreto saldrá a la luz. Un pasado que ha vuelto al presente pidiendo venganza, ansiándola.

El inexplicablemente desaparecido, a la postre, Peter Medak, crea un auténtico peliculón combinando el misterio y la intriga con el terror. Un terror que conducirá al protagonista a indagar en el pasado de la casa, un pasado muy lúgubre que esconde oscuros secretos.

Un matrimonio imperial; un hijo muy enfermo; la muerte de uno de los cónyuges; una herencia en juego; un crimen; el paso del tiempo en la casa; un nuevo inquilino; una habitación secreta. Con estos ingredientes, nos brindan en bandeja de plata una historia que te cautiva y te mantiene en tensión durante cada minuto de su visionado. Una historia que habla acerca de bastantes cosas, como la imperfección del crimen, el poder del dinero o la sed de venganza. De cómo el tiempo no logra cerrar todas las heridas. Todo ello agitado con una buena dosis de elementos del mejor terror psicológico (bañera, pelota, piano, silla de ruedas, etc.) que muy gustosamente hubiese firmado el mismísimo Hitchcock. La mejor película de terror que yo haya visto jamás.

2 pensamientos en “‘Al final de la escalera’. La casa reclama venganza.

  1. Empecé a verla hace una semana, era de noche, mi pareja se durmió en el sofá, y en el momento que la pelotita baja la escalera, ya no tuve valor de seguir viéndola sola. Al cabo de un par de días la seguimos viendo a media tarde. Ya no fue lo mismo, claro. En mi caso (y en el de muchos) el terror psicológico tiene que estar apoyado por un ambiente propicio, y si puede ser, en compañia, aunque sea agarrando al gato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s