‘Bring me the head of Alfredo Garcia’. Romance ideal para el día de San Valentín.

Cuando un ricachón conservador ponga un millón de dólares sobre la mesa para capturar a Alfredo García, el hombre que dejó embarazada a su hija adolescente, el camino de Bennie, un cantinero de mala muerte, y Elita, una prostituta antigua amante de Alfredo García, se entrelazará. Él buscará la recompensa, tratando de encontrar el cuerpo ya muerto del susodicho García, huyendo de su, hasta ahora, miserable existencia, para conseguir una nueva vida con la chica a la que ama: Elita, a la que tendrá que convencer, para que se una a tan desgarradora idea, levantando ambos a su paso un camino pedregoso, aflictivo, áspero, que encuentra su momento culmen con la escena de Kristofferson o la poética escena de la tumba.

Sam Peckinpah vuelve con ‘Quiero la cabeza de Alfredo García’ a lo que mejor sabe hacer: retratar la derrota. La amargura del derrotado, el dolor que ella conlleva, el camino inexpugnable y unidireccional hacia el fin. La trágica historia de amor entre el cantinero y la puta lleva la marca de Peckinpah, la dosis lógica de violencia, fuego cruzado y sangre, impregnada con el lirismo que es capaz de trasnmitir este director a partir de hurgar en la desgracia y tristeza. Nueva poesía crepuscular al estilo ‘Grupo Salvaje’, marca de la casa. Una historia de derrotados en un contexto de derrota. El mundo no estaba hecho para ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s