‘Soldado universal’. Espectacular, idolatrada, desilusionante.

Vamos a ver. Estamos en el año 1992, se estrena ‘Soldado universal’. Un nano como yo, por aquel entonces, quedaba boquiabierto ante la trepidante e impactante historia en clave futurista que nos narraba el bueno de Roland Emmerich. Habían soldados mecanizados bien vestidos con la indumentaria militar, con sus armas chulas y sus movidas futuristas por todo el cuerpo. Además, estaba un tal Jean-Claude Van Damme como “tío” bueno de la peli. Y de malo el también malo de Rocky IV, Dolph Lundgren. Y qué patadas daban! Y vaya músculos! Y qué tiros, qué explosiones! Qué trailer más guapo! Qué hostias soltaban! Y… pasaron los años. Llegó el siglo XXI. Uno creció y no se sabe muy bien por qué, decidió revisar aquella cinta que tanto le molaba de nano. Craso error, ya nada era lo mismo. Los bostezos salían a borbotones mientras presenciaba ese chute rebosante de hormonas a mil por hora y “ciclos” intravenosos. Mi rostro se convertía todo él en una mueca contemplando el recital interpretativo (nótese la ironía) del tal Lundgren y su compañero de juergas Jean-Claude Van Damme. Me asaltaba la risa observando lo profundo que resultaba el guión. En fin, qué chula estaba ‘Soldado universal’ cuando la ví de chaval. Me quedo mejor con aquella imagen de ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s