The killing (2011)

killingCreador: Veena Sud 
Guion: Søren Sveistrup / Veena Sud (Remake: Søren Sveistrup)
Producción: AMC / Fox Television Studios
Fotografía: Peter Wunstorf 
Montaje: Varios 
Música: Frans Bak 
Reparto: Mireille Enos / Joel Kinnaman / Billy Campbell / Michelle Forbes / Liam James 
Duración: 45 min
País: Estados Unidos 

American Movie Classics, o lo que es lo mismo AMC, jugó, a partir del año 2004, a ser la HBO. No sé qué ejecutivo tuvo la idea de abandonar la temática de películas clásicas como punta de lanza de su programación para dotar a este canal de televisión de un nuevo formato volcado en la producción de grandes series. Toda idea ingeniosa, no obstante, conlleva sus riesgos. De hecho, AMC pasó por importantes apuros económicos hace apenas unos años, pululando en el aire la noticia de un adiós anticipado de uno de sus grandes bastiones: The walking dead (2010). Junto a esta, estrenó la pulcra, payasa y, hasta cierto punto, sobrevalorada Mad men (2007); su gran obra maestra, Breaking bad (2008); y la serie que aquí nos ocupa, The killing (2011).

La originalidad no ha sido el punto fuerte de esta serie, dado que Veena Sud adaptó para el mercado estadounidense una obra danesa, Forbrydelsen, ingeniada previamente por Søren Sveistrup, quien, a su vez, ha ejercido como productor ejecutivo de la versión norteamericana. En todo caso, si bien la originalidad no es su nota a destacar, sí lo es la sobresaliente calidad que rezuman las dos primeras temporadas. Una factura técnica y artística abrumadora. Todo gravita en torno a Rosie Larsen, una adolescente que aparece brutalmente asesinada, desatándose así una intriga cautivadora que convertirá la ciudad de Seattle en una claustrofóbica pesadilla donde la investigación policial se bañará en las turbias aguas del mal. Es el lado oscuro de la ciudad, una de tantas miserias morales de nuestra sociedad.   

Un policíaco, en definitiva, muy bien elaborado. El prólogo de la serie, con Sarah Linden corriendo a través del bosque, evoca a la mítica Clarice Starling de El silencio de los corderos (1991). Ella, junto con Stephen Holder, dan sustento al inquietante devenir de los acontecimientos. Tanto Mireille Ennos como Joel Kinnaman están estupendos encarnando a esos detectives que ahogan las frustraciones de sus vidas en la obsesiva caza del asesino. El guion, muy bien pulido, no deja cabos sueltos: el drama familiar, sentido; el juego político, mordaz; la terna de secundarios y el carrusel de probables “culpables”, adictivos y puñeteros; la investigación policial, brillante; el paisaje expuesto, demoledor. Pocas cosas fallan en un relato que, dentro de la otra orilla del Atlántico, marca el punto culmen del género de suspense en formato televisivo, con permiso de True detective (2014). A tener en cuenta.  

killing2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s