‘Man on a ledge’. De cornisas va el asunto.

Nick Cassidy ha reservado habitación en el Hotel Roosevelt, en New York. Se dispone, muy burgués él, a desayunar como un campeón, incluso permitiéndose el lujo de beberse una copita de champagne de buena mañana. Todo va muy bien hasta que el bueno de Nick decide salir por la ventana y permanecer en la cornisa de tal rascacielos, a la espera de llamar la atención del gran público y de la policía. ¿Qué le ha llevado a actuar así?

La película va de más a menos. El punch inicial no es suficiente para contrarrestar las deficiencias de un guión que rezuma mediocridad. El interés del espectador va decreciendo conforme la tensión narrativa se diluye en una intriga ramplona. Cierto es que nada rechina en la película, pues uno la engulle tan fácil como la olvida. Las caras conocidas del cartel (Sam Worthington, Ed Harrid, Edward Burns, Jamie Bell o Elizabeth Banks) le dan, además, el toque comercial necesario para captar la atención (y los euros) del espectador.

Tiene entre sus activos el acierto de haber dado a conocer a la explosiva Genesis Rodríguez. En fin, entretenida sin más. No le pidan peras al olmo.

5.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s