‘The newsroom’. La trastienda de la televisión.

newsroom_xxlgTodavía no he terminado de ver la primera temporada de ‘The newsroom’, pues apenas llevo siete episodios de la misma, y ya sé que estoy frente a una obra maestra. Es Aaron Sorkin de nuevo, demostrando una y otra vez a todos que su mordaz escritura sigue en plena forma.

HBO tuvo un ojo clínico cuando decidió apostar por este proyecto. El día a día en la trastienda de un informativo televisivo de noticias estadounidenses es la clave de bóveda de una serie, ‘The newsroom’, que derrocha calidad, estilo y personalidad. Sin duda, el reputado guionista (y creador) de la misma tiene la forma más astuta, brillante y elocuente de retratar a la actual sociedad estadounidense, empapando al relato con el punto crítico que siempre debe acompañar a temas de actualidad política, económica y social. 

La inteligencia de Sorkin, escudada por su marcado espíritu liberal, despliega una mordaz crítica que no deja títere con cabeza, encontrando, además, en Jeff Daniels al socio perfecto para humanizar toda su genialidad. Los dilemas personales y enredos sentimentales tampoco faltarán, pues son el complemento indispensable en toda historia digna de ser contada.

Una combinación magistral, en definitiva. Un relato veraz, actual y endiablado sobre el universo que rodea a las televisiones de primer nivel. Es decir, el cuarto poder puesto a disposición de Sorkin. Cada episodio es una obra de arte. Una nueva joya, y ya van unas cuantas, de la cadena HBO.

9/10 

‘Trance’. Muñecas rusas.

Trance-349519031-large¿Dónde estará la obra ‘Tormenta en el mar de Galilea’ de Rembrandt? Desde 1990 nadie lo sabe, más allá de la persona que consiguió robarla en el museo Isabelle Stewart Gardner de Boston, en lo que fue uno de los robos más grandes en la historia del arte. Sin embargo, no es el único. Pinturas de Van Gogh, Caravaggio, Cézanne y tantos otros maestros han sido víctimas de famosos robos, envueltos ahora en el misterio de dónde se hallará su secreta guarida.

El británico Danny Boyle estrena nuevo juguete de la mano de John Hodge, habitual compañero en tareas de guión: ‘Trance’. A partir de la planificación de un magistral robo en torno a la obra ‘Vuelo de brujas’, un óleo pintado en 1797 por Goya, la película nos adentrará en una sucesión de acontecimientos del todo frenética, trepidante y tensa. La historia tiene algo de tramposa, sí, pero es un mal menor que para nada empaña al cometido principal de la misma: el digno entretenimiento. 

El talento puro del británico queda patente a partir de este planteamiento con alma de muñecas rusas. ¿Qué sucedería si hubiesen robado una valiosa obra de arte y no recordaran, a causa de la amnesia, dónde se halla esta? James McAvoy, Vincent Cassel y Rosario Dawson nos amenizarán la velada con esta hipnótica narración.

7.5/10 

‘One flew over the cuckoo’s nest’. Anhelo de libertad.

Alguien_volo_sobre_el_nido_del_cuco-597249235-largeEn 1975 se estrenaba una de las películas más emblemáticas de la historia del cine. Su título, tan largo como metafórico, era el de “Alguien voló sobre el nido del cuco”. Su historia, tan poderosa y emotiva, era capaz de conquistar, además del aplauso del gran público, los cinco Oscar más importantes -película, director, actor, actriz y guión – de su correspondiente edición.

El nombre de McMurphy no es cualquier cosa. Es Jack Nicholson en estado puro, dando éste un absoluto recital interpretativo. Tampoco es cualquier cosa el nombre de la enfermera Ratched, representada magistralmente por Louise Fletcher. Ambos conforman uno de los duelos más cruentos que se haya dado jamás. Es la anarquía frente al orden, el libre albedrío frente a la rectitud, la espontánea calidez frente al frío acero. Y a todo esto, ¿dónde queda la cordura?

Tanto Bo Goldman como Lawrence Hauben elaboran un guión en el que los personajes quedan perfectamente pulidos. El duelo de gigantes queda complementado por una galería de secundarios deslumbrante en la que destaca, gusto personal, un Brad Dourif (Billy en la película) descomunal. Todo ello queda envuelto entre las paredes de un centro psiquiátrico, cuyos métodos terapéuticos estarán en el punto de mira de la afilada crítica de esta narración.

Este emotivo vuelo, deberán esperar al final para saber quién lo protagoniza, ha conseguido arrebatar a más de uno un llanto de emoción. El talentoso Milos Forman consigue transmitir, de un modo tan cercano, ese anhelo por la libertad, esa lucha por dejar de vivir enjaulado.

9/10 

‘Paraiso travel’. La épica de la vida.

paraiso_travel_ver2_xlgMarlon está perdidamente enamorado de Reina, su novia. Ambos son jóvenes y tienen un futuro prometedor esperándoles. Sin embargo, ella no está dispuesta a desperdiciar su vida en Colombia. Sueña con llegar a los Estados Unidos, con alcanzar la porción del sueño americano que le corresponde en la tierra de las oportunidades. Y Marlon, bien, él simplemente la seguirá por amor.  

Esto es ‘Paraiso travel’, el título dado a esta perfecta obra pulida por Simon Brand en base a la escritura de Jorge Franco Ramos. Tres son los pilares sobre los que se sustenta la narrativa: el drama de la inmigración; el romance; y la búsqueda de cada uno por encontrar su lugar. Buenos ingredientes, por tanto, para elaborar una poderosa historia sobre ilusiones rotas, sufrimiento y penas. Aunque también hay espacio, en medio de tal pesadilla, para la determinación, el esfuerzo y, finalmente, la satisfacción.

No busquen encontrar la típica postal neoyorquina en esta cinta. Pues Marlon, un brillante Aldemar Correa, no estaba de vacaciones glamourosas en la ciudad de Nueva York. Estaba, como tantos otros, tratando de lidiar al monstruo, al gigante. Es el lado amargo de la vida, cuando no te queda otra que echarle un pulso a ésta, encontrar tu camino en medio de tanto azote y mejorar, convertirte en un hombre. Una épica narración, muy acorde con el siglo XXI, en la que todo queda bien equilibrado y repartido. 

8/10   

‘Blue velvet’. Deslumbrante pesadilla.

blue_velvet_00Lumberton es un pueblo pacífico y tranquilo. Situado en North Carolina, sus habitantes trabajan en el sector maderero y ocupan ese estrato social al que conocemos como clase media. Amplias casas, bonitos jardines, serviciales coches y buen pavimento. Una colección de preciosos vecindarios en la que todo parece perfecto, impoluto. Una estampa, en apariencia, sin un pero.  

“Es un mundo extraño”. Jeffrey Beaumont, un joven que vuelve a su pueblo natal tras la enfermedad de su padre, no alcanza a comprender porqué existen los problemas, porqué la gente se comporta como se comporta. No entiende, en definitiva, la turbiedad que rodea a la vida. Él no la cree necesaria, como tampoco Sandy, una joven en la que en sus sueños imagina un mundo lleno de petirrojos, simbolizando éstos el amor y la benevolencia.  

El brillante David Lynch se sirve de la sensualidad de Isabella Rosellini, de la soledad y desamparo que proporciona un triste apartamento, de la obsesiva – casi enfermiza – actitud de Kyle MacLachlan, de la candidez y ternura de Laura Dern, de la peligrosidad de Dennis Hopper y, sobre todo, de las oscuridades que rodean a este mundo para tejer una obra angustiosa, de perfecta narración y estética, que termina por inquietar al espectador.

Un metódico thriller de claustrofóbica puesta en escena que juega con las dobles apariencias y las falsas realidades. Eso es, en esencia, ‘Blue velvet’. ¿Qué hay más allá de la superficie? Prepárense para adentrarse en esta deslumbrante pesadilla.

8.5/10

‘Edward scissorhands’. Cuento de amor.

edward_scissorhands_ver3“A veces aún bailo bajo la nieve”. 

Esta es, con diferencia, la mejor película de Tim Burton. Estrenada en 1990, con ‘Eduardo manostijeras’ se abría una década de magnífico cine en la que la misma ejercía como una de las cintas más emblemáticas de la época. Un derroche de estilo, creatividad y fantasía. 

La existencia de un vecindario cualquiera de los Estados Unidos, retratado éste con una sutil ironía por parte de Caroline Thompson, quedará salpicada por el universo fantástico, benevolente y singular que representa Edward, un chico solitario al que su creador dotó de corazón y sentimientos, pero al que nunca pudo completar, portando tijeras en lugar de manos, condenándolo así a la marginación eterna. ¿Cómo encajará Edward en extraño lugar?

Un cuento de amor con un punto triste, melancólico. Es una historia muy bonita de contar, narrada a las mil maravillas e interpretada fabulosamente por la pareja protagonista, Johnny Depp y Winona Ryder. Una obra maestra repleta de fantasía, emoción y nostalgia. 

9.5/10

‘Beetlejuice’. Un clásico.

Bitelchus-121077102-largeAquí descansan los cimientos del mejor Tim Burton. Esto es ‘Beetlejuice’, su carta de presentación frente al gran público. Cierto es que ya había trabajado con anterioridad en proyectos menores, pero fue a raíz del año 1988, fecha de estreno de esta mítica cinta, cuando el estrambótico cineasta californiano iniciaba una imparable y talentosa filmografía para deleite de muchos aficionados a su cine.

La particular estética con la que envolver a todo ese universo fantástico que rodea a la encantada casa de Alec Baldwin y Geena Davis es uno de los mayores legados de esta película. Burton, y toda la factura técnica que siempre le acompaña, se luce en este aspecto. Pero cuidado, no pierdan atención a la gamberra comedia que representa el sensacional Michael Keaton y, por supuesto, al secreto mejor guardado de esta cinta: la pálida Winona Ryder ejerciendo de chica incomprendida, freak y solitaria. 

Una historia divertida. Los fantasmas de siempre y la típica casa encantada se entremezclan de un modo tan original que la narración termina por ser muy amena, quedando adornado todo ello por la desbocada indumentaria burtoniana. Un clásico.

7.5/10 

‘Sleepy hollow’. Rodarán cabezas.

sleepy_hollow_ver2_xlgJohnny Depp da vida en ‘Sleepy hollow’ a un hombre que se niega a creer en los mitos y leyendas de los pueblerinos, entregado así a la razón, a la ciencia y a la técnica. Estamos a punto de entrar en el siglo XVIII, en pleno 1799, y el entusiasta investigador es un discípulo del método que pronto recibirá el encargo de investigar una serie de muertes en un pueblo cercano a Nueva York.

La factura técnica es fastuosa. La estética de ‘Sleepy hollow’ es uno de sus grandes activos, pero no el único. Contiene una historia sumamente entretenida en la que la intriga, el misterio, el terror, la fantasía y hasta el ligero romance se darán de la mano para amenizarnos la velada. El actor protagonista se luce, una vez más, bajo las órdenes de Tim Burton. Éste, por su parte, es capaz de sacarle todo el jugo posible a un guión, el de Andrew Kevin Walker, muy bien equilibrado.   

Esta historia debía caer, sí o sí, en manos de Tim Burton. El poderío visual que envuelve a la leyenda del jinete sin cabeza nos fascina al combinar con gracia lo mundano con lo fantástico. Tenemos el lujo de contar incluso con Christina Ricci, actriz de moda en los noventa, como último aditivo para el entretenimiento de altos vuelos que nos proporciona esta intriga servida bajo un rotundo lema: rodarán cabezas.

7.5/10

‘Leaving Las Vegas’. Vivir muriendo.

leavinglasvegas“Just stay”. 

En 1995 Mike Figgis sorprendía a todos con esta sensacional obra. Hablamos de ‘Leaving Las Vegas’, una película cargada de sinsabores que supo transmitir con alto grado de realismo toda la amargura que contenían las palabras de esta historia.

Imagino que a Ben Sanderson la vida se le torció un mal día. Ya ni siquiera recuerda si comenzó a beber porque su mujer lo dejó, o si su mujer lo dejó porque comenzó a beber. Sólo sabe una cosa con plena certeza: quiere despedirse de este mundo. Quiere beber hasta morir, y ha decidido hacerlo en la ciudad de Las Vegas. Todavía no sabe, cuando tome dicha decisión, que pronto conocerá en la capital del derroche y el vicio a una mujer muy especial, a Sera.    

La derrota siempre ha tenido un punto poético. Todo depende de cómo uno la quiera enfocar. En este caso, Mike Figgis consigue impregnar al romance dado entre las dos almas errantes que componen este puzzle de un lirismo especial. Nunca Nicolas Cage ha estado tan fabuloso como lo está en ‘Leaving Las Vegas’. Y pocas mujeres realizaron en la década de los noventa una interpretación a la altura de Elisabeth Sue encarnando a esa triste prostituta.

Poesía del dolor. El amor surgido entre los solitarios Nicolas Cage y Elisabeth Sue, un alcohólico decidido a morir y una prostituta jamás amada, transmite ese poso de amargura que siempre contienen las mejores historias crepusculares.

8.5/10

‘Rosemary’s baby’. Angustiosa, paranoica, terrorífica.

la-semilla-del-diablo-poster-srcalleRosemary y Guy son dos jóvenes enamorados, ilusionados con la idea de marcharse a vivir juntos en un bonito apartamento neoyorquino. Están entusiasmados frente al prometedor futuro que tienen por delante. Sin embargo, cuando entren en escena unos encantadores y ancianos vecinos, los Castevet, la vida de aquéllos comenzará a adentrarse por un sendero cargado de espino.   

Qué pocos medios necesita Roman Polanski para hacer buen cine. Lo demuestra con ‘La semilla del diablo’ (1968), una de las películas cumbre dentro del género, a través de la cual nos sumergimos, al tiempo que la magistral Mia Farrow, en una agónica, asfixiante e inquietante realidad donde el terror se nos presenta de manera abstracta y sin forma aparente, aunque siempre con un trasfondo satánico nada reconfortante para el espectador.

Nueva York nunca antes nos pareció tan angustiosa. Las paranoias y pesadillas que azotan a Mia Farrow, repletas de brujos, amuletos y raíces de tanis, servirán para enclaustrar nuestra atención, rindiéndonos ante el espectacular juego psicológico con el que se luce, una vez más, el gran Roman Polanski. 

8.5/10