‘Laberinto de pasiones’. El emperador perdido en Madrid.

Floja película de Pedro Almodóvar que centra su historia en un emperador que ha decidido pasar como incógnito por las calles de Madrid.
Este emperador será el centro de atención del film, y en torno a el girarán una multitud de relaciones pasionales y amorosas con el sello siempre distinguible y personal del cineasta manchego.

Quizás el gran error de Laberinto de Pasiones sea el guión, pues pese a que Almodóvar tiene una gran habilidad para relacionar personajes tan dispares como una ninfómana, un homosexual islamista, un emperador, una cazafortunas, un médico frustrado sexualmente, etc. no consigue estructurar y llevar a cabo ordenadamente la película, por lo que en algunos momentos se confunde la trama principal con las escenas secundarias.

‘Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón’. Y con ellas nació una estrella.

Grandioso debut de Pedro Almodóvar con esta comedia fresca, loca y original que nos muestra muy por encima la diferencia entre una España “progre” y otra mucho mas conservadora, aunque sólo en apariencia como nos ejemplifica el papel del policía.

No busca ser una gran película, que de hecho no lo es, pero lo que sí busca y consigue es divertir, y lo hace dejándonos para la posteridad escenas como: la violación del polícia a Pepi, la paliza al gemelo (con un aire a la Naranja Mecánica de Kubrick), la escena de la meada, un jovencito Pedro Almodóvar haciendo de las suyas en la fiesta privada, el concierto de Bom, la escena del travesti y el cartero, el reencuentro entre Luci y su marido (eres un comunista!… comunista yo?) o la imaginación publicitaria de Pepi.

En definitiva, una historia para pasar un rato divertido pero sin exigirle altas pretensiones.

‘Vacas’. Érase una vez en Gipuzkoa.

La película narra la historia de tres generaciones de dos familias distintas a través de cuatro episodios correlativos: I) El aizkolari cobarde, II) Las hachas, III) El agujero perdido y IV) Guerra en el bosque, los cuatro episodios tienen un elemento en común: las VACAS.

Medem (uno de mis directores preferidos) ya nos da muestras en esta su primera película de la gran y exitosa carrera cinematográfica que se le avecinaba, demostrando que es tanto un gran fantasioso a la hora de contar sus historias como un gran director a la hora de rodarlas.
Un pecado sería no mencionar la gran BSO de uno de los inseparables de Medem: Alberto Iglesias.

Entrando en la lectura personal de la película, remarcar seis puntos:

1. La ambientación del film, tanto por su situación en los caseríos y montes del País Vasco como por el reflejo del modo de vida que se llevaba entonces en está zona.

2. La manera en que Medem nos muestra el estado de ánimo de los personajes que rodean a Manuel Ilgibar, así como a el mismo, a través de las pinturas de las vacas que el propio Manuel realiza.

3. Destacar el gran nivel que nos muestra el reparto de este film, todos ellos (Carmelo Gomez, Ana Torrent, Emma Suarez, Txema Blasco, Pilar Bardem, Karra Elejalde) están a la altura, aunque personalmente me quedo con la actuación de Emma Suarez y con la de un recién conocido para mí: Txema Blasco.
Mención especial también para Pilar Bardem, a pesar de su breve papel, no deja de deslumbrar en sus apariciones.

4. El guión, la manera en que Medem va atando los cabos a pesar de lo enrevesada que este la situación para que no quede nada suelto.

5. Las escenas del abuelo con su nieto Peru y su nieta (interpretada por Emma Suarez).

6. Por último, la historia de amor que surge mediada la película entre Peru y su hermana (Emma Suarez) y en la que destacan los cinco últimos minutos del film, dónde Medem nos muestra el gran maestro que és a la hora de contárnoslas (las historias de amor, claro).

Lo mejor: El final de la película.
Lo peor: El breve papel de Pilar Bardem, siempre sabe a poco.