‘Killing me softly’. Heather, luce tu cuerpo serrano.

Película ramplona en la que una joven estadounidense afincada en Londres se enamora de una manera loca de un extraño al que conoce en la calle. La pasión desatada inundará su relación, una relación basada en el sexo duro, en el sometimiento, en cuerpo y alma, de la joven ante el hombre. Un hombre del que, cada vez más, ella sospechará, hugando en un pasado turbio.

‘Suavemente me mata’ es un thriller pasional que cojea por los cuatro costados. Desde un inicio ya compruebas que la pasión (y sus correspondientes escenas) está cargada de presuntuosidad.  El guión es tramposo e incongruente, aún así, uno puede captar por donde se va a encaminar la trama argumentativa sin ningún tipo de problema. De los diálogos y las actuaciones  sería mejor no hablar, pues son tan horteras, cargantes, cursis y, por momentos, irrisorios, que parecen fuera de lugar, pues serían más propias de una película porno que de una cinta con cierta dignidad hollywoodense.

En esencia, el film parece entregado, más allá de pasión, intriga y demás, a la causa del lucimiento físico, que no artístico, de Heather Graham. Sus tetas, captadas sin tapujo alguno en repetidas ocasiones por ese gran cineasta llamado Ken Chaige, son el punto fuerte del film. Al pobre Fiennes, en cambio, el guión no le deparó ningún tipo de lucimiento más allá del de poner cara de chico atractivo e interesante durante toda la santa película. Mala.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s