Im lauf der zeit (1975)

kingsoftheroadUKDirección: Wim Wenders 
Guion: Wim Wenders 
Producción: Wim Wenders Production / WDR
Fotografía: Robby Müller / Martin Schäfer
Montaje: Peter Przygodda
Música: Axel Linstädt
Reparto: Rüdiger Vogler / Hanns Zischler / Lisa Kreuzer / Marquard Bohm
Duración: 175 min
País: Alemania 

Bruno Winter ha comprado un viejo camión. Lleva dos años recorriendo la geografía que acompaña a la frontera que divide a las dos Alemanias, trabajando en los cines situados en la misma. Está tranquilo, cerca de un río, respirando, tratando de afeitarse. De pronto, un coche vuela hacia el agua. Sale de allí Robert Lander. Es un tipo enigmático, callado. Bruno le ofrece ropa seca y, casi sin querer, comienzan a recorrer juntos una carretera que bordea zonas rurales. Un viaje sin destino concreto. Un viaje hacia la vida.  

Apenas un año después del estreno de la conmovedora Alice in den städten, sorprendía Wim Wenders con una preciosa película titulada En el curso del tiempo. De hecho, el personaje de Bruno Winter casi podría considerarse una continuación de aquel Phil Winter. Aquí, en todo caso, se atrevía Wenders por primera vez a escribir un guion en solitario, explotando las cualidades que mejor le definen: el desarraigo, la soledad, el amor, la libertad. Muchas sensaciones agitadas a través de una road movie devastadora, una obra maestra en la que vuelve a lucir de un modo espléndido la fotografía, en blanco y negro, de Robby Müller y la acertada banda sonora de Axel Linstädt. A todo ello se le une un homenaje al cine, a un cine, aquel enclavado en los pequeños pueblos, que parece esfumarse ante la nostálgica mirada de Wim Wenders. Y una reflexión que latente, o manifiesta, siempre parece acompañar a los náufragos que, en sus paisajes, pincela el cineasta alemán: “solo tengo miedo de tener miedo”.

Dos personas que, probablemente, jamás volverán a encontrarse. Lander y Winter compartiendo una amistad fortuita, el afecto presente y un montón de reflexiones sobre la vida. Son personas que buscan estar solas, sentirse libres y que, sin embargo, esquivan la ausencia. Contradicción tan bien representada por Rüdiger Vogler, fabuloso en su introvertida y melancólica interpretación; así como por Hanns Zischler, quien encarna a un tipo más furtivo y escurridizo. La complicidad entre ambos es tal que no tarda en emerger la empatía a lo largo de este relato. “Todo debe cambiar a la larga”, le escribe Lander a modo de despedida. Winter contesta para sí mismo: “haré lo que pueda”, mientras lanza un grito en solitario que parece evocar a “El grito” de Edvard Munch. Nunca sabremos el final de esta historia, pero hemos disfrutado, largo y tendido, con este emotivo viaje.

im-lauf-der-zeit-1

Un pensamiento en “Im lauf der zeit (1975)

  1. Pingback: Scarecrow (1973) | Escargot azul

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s