‘Elsker dig for evigt’. Hasta la vista.

l_69940_0315543_1f0eb782Susanne Bier acostumbra a realizar buen cine. Siempre ha sido así. Además, el tándem que conforma con Anders Thomas Jensen, su fiel guionista, ha dejado ya una interesante retahíla de títulos que va desde Hermanos (2004) hasta la oscarizada En un mundo mejor (2010) pasando por Después de la boda (2006). No es poca cosa. Como tampoco lo es Te quiero para siempre (2002), la película que aquí nos ocupa y, quizás, el secreto mejor guardado en la filmografía de la cineasta danesa.

Un fatal accidente de tráfico cambiará las vidas de los protagonistas de esta historia. El amor como telón de fondo. La pasión, los caprichos del corazón y la fidelidad, en escena. Emotiva historia, colosales personajes, perfecta narración. A todo esto, una Sonja Richter cautivadora. Nada es infinito, viene a decirnos Bier. Y lo hace de un modo agridulce. 

8.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s