‘Amour’.

amour-poster2‘Amour’ es un descenso a los infiernos. Haneke plasma con amargura y desasosiego todo ese mundo que rodea al crepúsculo de la vida, a la vejez, a la agonía de los últimos instantes. Uno se siente impotente, tratado de manera injusta, cuando le sobresalta, de repente, un adiós tan aflictivo.

Son la vida y la muerte según Haneke. Y todo ello lo plasma con absoluta naturalidad en cada uno de los fotogramas que componen esta película. El cineasta austriaco siempre se había  alejado,  hasta la fecha, de la felicidad y la alegría. Sin embargo, ‘Amour’ contiene algo de esa melodía, de esas notas, cuando uno se fija en los ojos de Emmanuelle Riva al observar un álbum de fotos. “Qué larga y bonita es la vida”, reflexiona en voz alta la entrañable anciana, invadida por la nostalgia.

Ayudan, y mucho, en la tarea de hacernos sentir partícipes de esa despedida tan agridulce, los formidables Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva al encarnar a ese par de ancianos que verán como su tranquila vida se marchita al abrigo de un desayuno invernal. No busquen el sombrío y turbio universo que acompaña al cine de Haneke, pues no está presente en ‘Amour’. Lo que aquí van a encontrar es un personal, tierno e íntimo canto al amor. 

9/10 

Anuncios