‘Ruby Sparks’. Amor a golpe de tecla.

Ruby-Sparks-posterPersonalmente, ‘Ruby Sparks’ me ha parecido una grata sorpresa. Seis años después de dibujar una sonrisa en nuestra cara con la encantadora ‘Little Miss Sunshine’, el matrimonio formado por Jonathan Dayton y Valerie Faris han vuelto a demostrar gracias a esta romántica comedia que lo suyo no es fruto de la casualidad. 

Imaginen que han sido un escritor de éxito. Imaginen que ya hace mucho de aquéllo, que las palabras ya no brotan con tanta facilidad. Imaginen que su vida sentimental es calamitosa. Imaginen también que rozan la misantropía. E imaginen que la chica con la que han soñado platónicamente, deja de ser una idea abstracta para convertirse en una hermosa realidad. Esta es la premisa que envuelve a ‘Ruby Sparks’, una historia tan original y graciosa como cercana.

El guión de Zoe Kazan (Ruby en la película) me parece de lo mejor de la temporada. Contiene un relato mordaz, astuto y preciso sobre los entresijos del amor y la vida en pareja. A mi es una película que me hace sentir. Será por lo bien pulidos que están los personajes, será por los brillantes diálogos, será por la puñetera máquina de escribir o será porque Paul Dano y Zoe Kazan están espléndidos.

Sea cual sea el motivo, la cuestión es que esta película consigue transmitir de un modo cercano y familiar todo ese universo sentimental que envuelve al amor y al desamor.

8/10

‘Your sister’s sister’. Sutil emotividad.

l_1742336_464c7c8fLa simpática Lynn Shelton conseguía alcanzar la cumbre de su incipiente carrera cinematográgica gracias a ‘El amigo de mi hermana’, una liviana comedia que centraba su atención en el mundo de los sentimientos y el corazón. Apenas una cabaña, tres grandes interpretaciones (a destacar Rosemarie DeWitt) y unos diálogos escritos en estado de gracia le bastaban a la cineasta para conformar un sentimental relato en el que todo suena cercano, veraz. 

Toda una catarata sentimental que consigue hablarnos con sinceridad y naturalidad sobre lo volteables e imprevisibles que pueden llegar a ser los impulsos del corazón, conformando así una historia tan sutil como emotiva.

7.5/10

‘Lola versus’. Obsesión, posesión, impotencia, silencio.

Lola_Versus-252183678-largeEl novio de Lola ha decidido abandonarla. Después de un bonito noviazgo y con 29 primaveras a su espalda, la joven neoyorquina deberá aceptar su nueva realidad tratando de adaptarse a la caprichosa voluntad del destino. Premisa sencilla, por tanto, la propuesta por Daryl Wein y Zoe Lister Jones en esta pequeña historia en la que brilla con luz propia Greta Gerwig.   

La catarata sentimental de la protagonista nos sumerge en un alocado tránsito que comienza en la cálida felicidad, continúa en la tristeza más profunda, se detiene en la confusión afectiva y termina en la sana reflexión personal. Todo ello conforma un bonito lienzo, sobre el mundo de la pareja y el romance en nuestra sociedad, en el que no es difícil identificarse de un modo natural con uno u otro de los personajes que aquí ocupan nuestra atención.   

En fin, ‘Lola versus’ es una pequeña joya indie que no busca recaudar dólares a mansalva ni copar las nominaciones de los mejores premios del año. Simplemente habla, con gracia, naturalidad y espontaneidad, sobre cosas tales como la “obsesión”, la “posesión”, la “impotencia”, el “silencio”. A partir de aquí, a partir del silencio y la calma, uno puede vislumbrar cómo “en este mundo de naufragios, hay esperanza en la incertidumbre“. Para entenderlo deberán darle al play y disfrutar con las peripecias de nuestra errante protagonista.

7/10 

‘Brassed off’. Y la música sonó.

600full-brassed-off-posterEn una zona minera de Inglaterra las cosas no terminan de andar bien. El gobierno de Margaret Tatcher está dispuesto a liquidar el negocio y abrir nuevos intereses nacionales en otras ramas de la economía. Así de fácil. El problema es que detrás de números y sumas, siempre suele haber personas con sus peculiares tragedias y debacles personales. De esto va ‘Tocando el viento’. Bueno, de esto y de cómo el amor por la música será la única razón que tengan los chicos de la banda de la minería para no decaer en su vidas, para seguir andando. “Al menos ellos nos escuchan“, se dicen unos a otros.   

Emotiva historia en la que brillan, elección personal, Ewan McGregor y Stephen Tompkinson con luz propia. La denuncia social sobre el cambio en la economía inglesa irradia amargura al por mayor. Sin embargo, Mark Herman sabe darle el punto de caramelo necesario para que le quede un plato de muy buen gusto en el que la necesaria reivindicación no va en disputa con el enternecedor sentimentalismo que aquí nos han propuesto. Notable.

7.5/10  

‘Good Will Hunting’. Cualquier puerto es bueno en una tormenta.

Corría el año 1997 cuando Matt Damon y Ben Affleck se alzaban con la estatuilla al mejor guión de la temporada. Hablamos, por supuesto, de la imperecedera ‘El indomable Will Hunting’, una de de esas historias a las que nunca está de más recurrir. Repleta de frases y diálogos que se impregnan en la memoria de uno, la complicidad de los dos protagonistas de esta película se iniciaba con una pintura y un mensaje: “Cualquier puerto es bueno en una tormenta“.

painting-good-will-hunting-row-boat2

La clave de bóveda del film es Will, un chico problemático del sur de Boston. Criado sin ternura, sin bondad, sin calidez. Deambulando entre orfanato y orfanato, el pobre chico creció a base de miseria, palizas y soledad. Nadie percibió que aquel muchacho había nacido con un don. Nadie se percató de que era un tipo especial… hasta que un buen día lo hicieron. ¿Qué haría Will ahora? Él no era más que un chaval del sur que disfrutaba saliendo de copas con sus amigos y acudiendo a trabajar honestamente como operario. ¿Cómo se sentirían ustedes si pasasen de ser el chico de la limpieza a genio matemático en apenas dos días?

Vértigo, pues claro. No sabes lo que se siente al perder a alguien, porque sólo lo sabrás cuando ames a alguien más que a tí mismo. Dudo que te hayas atrevido a amar de ese modo“. Así de claro suena Sean Maguire, el inmortal personaje a quien da vida un espléndido Robin Williams. Es el tipo que sabía cómo estaba montado el negocio, el tipo que sabía de qué iba esto de la vida. Menos mal que se cruzó en el camino de Will a tiempo para gestionar su pasado, su desamparo y sus miedos.

Escondido entre peleas, terapias, acertijos matemáticos y cervezas irlandesas, ‘Good Will Hunting’ es un canto a la calidez del amor. Una bonita historia cargada de humanidad que ahonda en la amistad, en la lealtad, en el compañerismo y en buscarle un sentido optimista a la vida. Pero, sobre todo, habla sobre un chico al que poco le importaba el dinero, la fama y el fasto. Él, después de tanto tiempo y penurias, ya sabía dónde encontrar la felicidad.

9.5/10

picture-of-matt-damon-and-minnie-driver-in-good-will-hunting-large-picture

‘The Damned United’. Clough, Revie y el Boxing Day.

damned_unitedEn Gran Bretaña existe la ociosa costumbre de acudir durante el ‘Boxing day’ a los estadios de fútbol. Una tradición peculiar que hace que cada 26 de diciembre sea especial, combinando así el espíritu navideño con la pasión por el balón. Dado que uno no vive en las Islas y, por consiguiente, no puede acudir tal día a templos como Stamford Bridge, Anfield Road o White Hart Lane para disfrutar de un ambiente tan propicio, no le queda más remedio que darle al play a ‘The Damned United’ y disfrutar en el sofá de su casa de una de las más cruentas leyendas en la historia del fútbol inglés: el efímero y penitente paso de Brian Clough por el banquillo de Ellan Road tras la marcha de Don Revie en 1974.

La historia, elaborada por David Peace y presentada por el oscarizado Tom Hooper, centra su atención, principalmente, en el personaje de Brian Clough y en las sendas relaciones que este mantiene tanto con su ayudante, Peter Taylor, como con su enemigo más íntimo, Don Revie. Un insignificante partido de FA Cup entre el Derby County y el Leeds United marcará un antes y un después en la vida de nuestro protagonista. Desde entonces vivirá obsesionado con la idea de vencer, de humillar, a Revie.    

Un fructífero paseo por los banquillos de un equipo de fútbol profesional el aquí brindado por Tom Hooper. La cinta narra con nervio el lado cualitativo de este deporte, brillando así con luz propia la figura de Michael Sheen. Aspectos como la humildad y la lealtad chocarán de frente con la arrogancia y el despotismo, levantando ese muro que diferencia entre el éxito y el fracaso. Un notable relato deportivo.

7.5/10 

‘Lawless’. Cuestión de honor.

lawless-poster-hitfixForrest, Howard y Jack componen el núcleo duro de la familia Bondurant. Sobre ellos pesa una larga leyenda de inmortalidad, dureza y violencia que pronto deberá enfrentarse con la despótica figura de Charlie Rakes, el ayudante del fiscal. Olvidé mencionar que estamos en los tiempos de la Ley Seca, donde la corrupción, el contrabando y la sangre a borbotones se conjugaban para poder llenar de alcohol las copas vacías.

También olvidé decir que esto no es Chicago, ni siquiera Nueva York. Aquí estamos en Franklin County, un pequeño pueblo de tradiciones y lealtades cocidas a fuego lento. Es uno de esos lugares donde la llegada de un forastero no suele estar bien acogida, y menos si éste tan solo tiene la intención de monopolizar el ilegal negocio del whiskey casero.

Una encomiable labor la aquí realizada por John Hillcoat. No busquen la continuación de ‘Boardwalk empire’ en los fotogramas de esta película, porque no la encontrarán. Sí se toparán, en cambio, con una historia en la que el honor recorrerá los caminos que sean necesarios para ahuyentar a la servidumbre. En fin, buenos personajes, grandes interpretaciones (tenemos, por ejemplo, a Jessica Chastain en el cartel) y una notable historia con tal de amenizarnos la velada.

7/10

‘End of watch’. Cops.

Poster 700x1000 AFHeredera de ‘Training day’ y ‘Harsh times’, esta historia vuelve a enclavar su atención en las violentas calles del South Central angelino. Quedamos avisados desde el primer momento: “Soy una consecuencia. Yo soy la cuenta sin pagar. Soy el destino con placa y pistola. Detrás de mi placa está un corazón como el tuyo. Sangro. Pienso. Amo. Y sí, me pueden matar. Y aunque no soy más que un hombre… tengo miles de hermanos y hermanas que son lo mismo que yo. Darán su vida por mí. Y yo por la de ellos. Vigilamos juntos. Una delgada línea azul. Proteger la presa de los depredadores. Al bueno del malo. Somos la policía“.

Un mundo repleto de violencia, narcotráfico, fuego cruzado y alta criminalidad. Ya lo sabemos, es una auténtica selva urbana. Si en ‘Training day’ nos mostraban cómo de corrompidos quedaban los cimientos de la ley gracias al personaje de Alonzo, en ‘Harsh times’ se alejaban un tanto del tema policial para centrarse en cómo dos amigos de la infancia podían sobrevivir o caer a los infiernos en tal contexto. Aquí, en ‘Sin tregua’, comprobamos cómo David Ayer bebe de las dos fuentes citadas. Él es conocedor de sus virtudes y cualidades, y las explota a las mil maravillas.

El cineasta combina la camaradería con la exaltación del trabajo policial a través de los personajes a quienes dan vida acertadamente Jake Gyllenhaal y Michael Peña. Combina la calidez y ternura del hogar familiar con la inquietante y angustiosa patrulla policial por las zonas más peligrosas de Los Ángeles. Nos adentramos en las calles de un modo natural y espontáneo, humanizando y haciéndonos partícipes de lo que supone hacer cumplir la ley en pleno infierno. Un paseo, en definitiva, tan realista como descorazonador.

7.5/10  

‘A Christmas carol’. Dickens, Zemeckis y la Nochebuena.

christmas_carol_ver4_xlgEl relato benevolente y doctrinario de Charles Dickens acerca de cuál es el significado de la Navidad cogía forma esta vez a través de las palabras e imágenes ideadas por Robert Zemeckis, quien desplegaría una vez más (tras el “Polar Express”) su particular poderío visual. 

El avaro, codicioso y gruñón capitalista, hablamos de Ebenezer Scrooge, pronto recibirá la visista de los tres espíritus de la Navidad y entenderá que la vida no debe desperdiciarse entre números y ganancias, que hay mucho más aparte de eso: la familia, la alegría, la benevolencia, la calidez, el amor y tantas otras notas que hacen alcanzar a uno ese estado de felicidad tan natural, espontáneo y plácido que no necesita sustentarse en cuestiones materiales para pervivir. 

Un cuento acaramelado y cargado de crítica social que nos transporta al Londres del siglo XIX, a una sociedad marcada por las desigualdades y en la que el fantasma del comunismo de Marx arreciaba con más fuerza que nunca, para recordarnos que la Nochebuena puede ser un buen momento para reflexionar acerca del sentido de nuestras vidas. En fin, atinada postal navideña.

7/10

‘Harsh times’. La jungla urbana.

936full-harsh-times-posterCuatro años después de haber escrito ‘Training day’, David Ayer se estrenaba en el mundo de la autoría con una ópera prima más que interesante. Hablamos de ‘Harsh times’, una historia que gravita en torno a dos amigos, Jim y Mike, que habitan en la ciudad de Los Ángeles. Con un pasado lleno de calamidades, ambos buscan rehacer su vida a través de un empleo que les permita encontrar ese punto de estabilidad y formalidad necesario para sentar cabeza junto a sus respectivas mujeres y alcanzar así un futuro mejor. 

Intenso relato volcado en la amistad existente entre los dos protagonistas. Mientras uno representa el buen camino, el otro simboliza la autodestrucción. Un choque de intereses, por tanto, que servirá no sólo para ensalzar la camaradería y fidelidad extrema, sino también para mostrar cuán crudas y miserables pueden llegar a ser las secuelas de una guerra, más todavía si te has criado (y todavía habitas) en un barrio donde la lógica indica que tu existencia deambulará entre fuego cruzado, violencia y problemas a tutiplén.

Notable drama que vuelca su mirada en la periferia, en dos peones cualquiera del sistema. ‘Harsh times’ nos expone el lado áspero de la vida, sirviéndose para ello de las soberbias interpretaciones de Christian Bale y Freddy Rodríguez, humanizando éstos esa dicotomía básica que diferencia entre cómo arruinar y cómo salvar tu vida en medio de la jungla urbana.

8/10