Qué decir sobre… «Ain’t them bodies saints» (2013)

aint-them-bodies-saints-poster

Dirección: David Lowery

Guión: David Lowery

Fotografía: Bradford Young

Reparto: Cassey Affleck, Rooney Mara, Keith Carradine, Ben Foster

Ain’t them bodies saints recuerda, y mucho, a la ópera prima de Terrence Malick, Badlands (1973). Las líneas paralelas entre ambas, a pesar de los cuarenta años que separan a la una de la otra, son evidentes. Está todavía por descubrir dónde llegará David Lowery, pero pocas dudas hay de la influencia en su cine del maestro de Texas.

Es la primera advertencia que conviene realizar antes de ver esta película. La segunda es que la historia que aquí nos cuentan sucede en Texas. Así, tan escuetamente, nos lo anuncian en sus primeros minutos de metraje. Es la historia de Bob Muldoon y Ruth Guthrie, dos jóvenes enamorados a punto de ser padres. Dos jóvenes con el mundo a sus pies que, sin embargo, pronto se equivocarán, torciendo el destino de sus vidas. 

AintThemBodiesSaints5

Una historia elaborada a fuego lento, servida con talento y clase por David Lowery en la que, además, conviene considerar el atinado trabajo de fotografía realizado por Bradford Young. Un amor imposible, atrapado en el pasado, fugitivo de una realidad de la que no consigue escapar. Tanto Cassey Affleck como Rooney Mara, especialmente ella, están espléndidos al humanizar sensaciones como la tristeza sempiterna, la profunda amargura y la absoluta desolación.

Es un relato precioso. Una de las mejores películas del año. Y quién sabe si el nacimiento de un futuro gran cineasta. Cine con personalidad, absolutamente recomendable.

8/10 

Qué decir sobre… «Fruitvale station» (2013)

Fruitvale-Station-poster

Dirección: Ryan Coogler

Guión: Ryan Coogler

Fotografía: Rachel Morrison

Música: Ludwig Goransson

Reparto: Michael B. Jordan, Octavia Spencer, Melonie Diaz, Ahna O’Reilly

La película que aquí nos ocupa ha sido una de las sensaciones de la temporada. Ganadora en Sundance, y presente en listas de muchos otros premios en los Estados Unidos, lo cierto es que Fruitvale station es cine de calidad. Además, tiene un punto reivindicativo y contestatario que siempre, siempre es agradecido de ver.

¿Qué hicieron durante la Nochevieja del 2008? La historia de Oscar Grant para con esa noche jamás será olvidada. Fue la noche en que perdió la vida de un modo miserable, atroz y humillante. Injusticias que sabotean el existir de perdedores anónimos como al que aquí da vida un sensacional Michael B. Jordan. 

fruitvale-station-michael-b-jordan

Partiendo de una base real, el novel Ryan Coogler consigue elaborar un relato potente, de claro ritmo in crescendo. Nos centramos así en la cotidianidad de nuestro protagonista, un chico ciertamente vulnerable frente al sistema que, sin embargo, tan solo piensa en sentar cabeza y ocuparse de los suyos. Quizás, por eso, le hará caso a su madre cuando esta le diga que vaya en metro a la fiesta de fin de año. 

Me has disparado. Tengo una hija pequeña“. Son las últimas palabras de Osc. Las últimas palabras que pronunció en la gélida estación de Fruitvale. La base, quizás, para escribir esta historia menor, de fuerte calado emocional y que ha sabido emocionarnos sin sensiblerías ni imposturas. Cine de calidad.

7.5/10 

Qué decir sobre… «The apartment» (1960)

the-apartment-1960-poster-artwork-jack-lemmon-shirley-maclaine-fred-macmurray

Dirección: Billy Wilder

Guión: Billy Wilder, I.A.L. Diamond

Fotografía: Joseph LaShelle

Música: Adolph Deutsch

Reparto: Jack Lemmon, Shirley MacLaine, Fred MacMurray, Ray Walston

Ya sabes, vivo como Robinson Crusoe, náufrago entre 8 millones de personas. Entonces, un día vi una huella en la arena, y allí estabas… es algo maravilloso, cena para dos“.

Estamos en Nueva York, corre el año 1960 y Billy Wilder está a punto de estrenar una de las obras cumbres de la comedia estadounidense. Hablamos, por supuesto, de El apartamento, una película de incansable disfrute que se ordena en torno a un poderoso guión donde lucen, mejor que nadie, dos personajes fabulosos: C.C. Baxter y Fran Kubelik. 

El apartamento de Jack Lemmon es el nido de amor de media Nueva York. Pobre desgraciado, idiota. Incapaz de plantarle cara a sus superiores, la única alegría que parece encontrar en su gris existencia es la sonrisa de su ascensorista preferida, Shirley MacLaine. Pero esta tiene el corazón ocupado en un rufián sinvergüenza, en un hombre casado que la engatusa con promesas vacías de futuro.

apart1

El amor aparece cuando menos te lo esperas, parece querer decirnos un espléndido Billy Wilder. Él tan solo quería cocinar para dos. Y ella simplemente quería adornar al amor con la cualidad de la bondad. Así, el idilio surgido entre estos dos vagabundos del amor, entre los excepcionales Jack Lemmon y Shirley MacLaine, no tiene desperdicio alguno por lúcido, fantástico y natural. 

8.5/10

Qué decir sobre… «Sleepless in Seattle» (1993)

sleepless_in_seattle

Dirección: Nora Ephron

Guión: Nora Ephron, Jeff Arch, David S. Ward

Fotografía: Sven Nykvist

Música: Marc Shaiman

Reparto: Tom Hanks, Meg Ryan, Bill Pullman, Ross Malinger

¿Es Algo para recordar la típica comedia romántica, qué sé yo como calificarla, tontorrona, pastelona y empalagosa? Sí, lo es. Pero oye, estamos en Navidad y ciertas licencias se permiten en estas fechas. Una de ellas es ver, sin ningún tipo de reparo, Sleepless in Seattle.  

Era el año 1993 y Nora Ephron, en compañía de Jeff Arch y David S. Ward, le rendía un precioso tributo, en forma de adaptación libre, a la película An affair to remember (1957) de Leo McCarey. Ayuda contar con una pareja protagonista fabulosa, dos jóvenes y espléndidos como Tom Hanks y Meg Ryan. El primero, pobre él, ha quedado viudo prematuramente y a cargo de un testarudo muchacho empeñado en buscarle nueva novia. La segunda está felizmente prometida, pero pronto, cuando escuche la voz de un niño por la radio contar la historia de su padre, quedará perdidamente enamorada de un extraño al que ni siquiera ha visto jamás. 

tumblr_m6c5hlrjfo1qkbx7ao1_1280

El resto, ya saben, una carta y una cita en la azotea del Empire State. Almíbar y sirope para una comedia romántica que llegó a estar nominada al Oscar a mejor guión original de la temporada. Tiene sus momentos, funciona a las mil maravillas y, de nuevo, Hanks y Ryan brillan con luz propia.

7/10 

Qué decir sobre… «Trading places» (1983)

TradingPlaces_onesheet_international-1-500x725

Director: John Landis

Guión: Timothy Harris & Herschel Weingrod

Fotografía: Bob Paynter

Música: Elmer Bernstein

Reparto: Dan Aykroyd, Eddie Murphy, Jamie Lee Curtis, Denholm Elliott

En plena época navideña nunca está de más recurrir a cintas que ambientan sus historias en estas fechas tan bonitas. La retahíla de títulos es densa y extensa. Tenemos donde elegir, por género, año y actores. Y a mí, personalmente, me da por ver Entre pillos anda el juego, todo un clásico de los ochenta.

Cuando dos dinosaurios de las finanzas decidan echar una apuesta sobre qué es más importante para definir el carácter de una persona, la genética o la clase social, no sabrán la mecha que terminan de encender. En este sentido, Trading places no es una comedia absurda de chiste fácil, lo cual se agradece. Estamos más bien ante una mordaz crítica hacia Wall Street y todo lo que envuelve a las bolsas financieras, así como una atinada caricatura sobre la sociedad de clases de los Estados Unidos. El guion de Timothy Harris y Herschel Weingrod, en consecuencia, es una pieza tan curiosa como valiosa en relación con la mayoría de los film que nutren el género de la comedia.

UN FAUTEUIL POUR DEUX

Todavía estaba en plena forma John Landis cuando dirigió esta cinta, y se nota para bien en su narración. Es la mejor etapa del cineasta, dando como resultado una sucesión de títulos que incluye Animal house (1978), The blues brothers (1980) y An American werewolf in London (1981), junto con la cinta que aquí nos ocupa. A la frescura narrativa se le suma el hecho de contar con un dúo protagonista muy acertado, pues la pareja formada por Dan Aykroyd y Eddie Murphy no tiene desperdicio. Y, por supuesto, la aparición estelar como secundaria de lujo de una tal Jamie Lee Curtis, actriz fetiche del cine ochentero. 

En fin, después de haber visto a Dan Aykroyd disfrazado de Papá Noel, nunca podrán volver a mirar con los mismos ojos al bonachón y rechoncho anciano. Una afilada comedia navideña que si bien no es la octava maravilla, sí garantiza un digno entretenimiento.  

7/10

Unsere mütter, unsere väter

Hijos_del_Tercer_Reich_TV-510487977-largeEs difícil aportar algo nuevo a un momento histórico tan manido para la industria del cine como es el de la Segunda Guerra Mundial, relacionada esta, sobre todo, con el tema del nazismo. Y sin embargo, Hijos del Tercer Reich (2013) consigue sorprendernos, emocionarnos a través de esta desgraciada y dolorosa historia. Es loable que sean ahora los propios alemanes quienes echen la vista atrás y rebusquen en la barbarie para recordar a las generaciones presentes lo que sus padres, sus madres vivieron en aquellos años.

La cámara de Philipp Kadelbach, partiendo del correcto guión de Stefan Kolditz, nos mete de lleno en las entrañas de la guerra. Y lo hace desde el lado nazi, novedad principal. ¿Qué sería de aquellos cinco amigos alemanes que en el verano de 1941 reían, cantaban y bailaban por las calles de Berlín con la esperanza de que la contienda no se alargase demasiado?  

La guerra. La bestialidad que ella lleva aparejada. Nadie volvería a ser la misma persona después de ella, jamás. Un contundente alegato antibelicista, relatado por un Volker Bruch colosal, que hace justicia histórica con todos aquellos desgraciados que se vieron abocados, por un motivo u otro, a vivir entre insensateces, angustias y pesadillas. 

En resumen, Unsere mütter, unsere vätter es una obra alemana de alta calidad que no busca tanto ahondar en las causas de aquel infierno al estilo dado, por ejemplo, por la obra de Hanna Arendt como sí mostrar, sencillamente, la triste realidad de aquel tiempo.

8/10 

Cat on a hot tin roof

cat_on_a_hot_tin_roof_xlg“Tengo arrestos para morir. Lo que querría saber es si tú tienes arrestos para vivir”.

Qué bonitas son de ver películas como La gata sobre el tejado de zinc (1958), un buen ejemplo de que hace falta bien poco para elaborar relatos cautivadores. Las palabras de la obra original de Tennessee Williams nos sumergen en el torbellino de miserias, penas y alegrías que azota a una familia, los Pollitt, residente en el corazón de Mississippi.

La codicia, la desorientación, la falta de ternura, la estoica lucha. Son muchos los mensajes que esconde esta historia. Los sentimientos eclosionan en todo su esplendor cuando vemos a Paul Newman, Elizabeth Taylor o Burl Ives en escena. Qué gusto da ver a actores de este tallaje. Solo por el diálogo entablado entre padre e hijo en el viejo sótano de la mansión, la película ya merece la pena.

Un drama sureño tejido con esmero por Richard Brooks que guarda, como mayor tesoro, una preciosa metáfora entre las líneas de sus diálogos, entre los fotogramas que le dan color y forma. 

8.5/10

Upstream color

upstream_color_xlgBodrio. Me quedo un poco perplejo, de hecho, al comprobar que Upstream color aparece en casi todas las listas que anuncian las mejores películas del 2013. Hablan los entendidos que estamos ante una cinta sumamente inteligente, cautivadora, llena de simbolismo y detalles por doquier. Un lujo indie de indispensable disfrute. 

Pues bien, me apena no estar al nivel intelectual de Shane Carruth, un tipo, por cierto, tan repleto de modestia que tan solo le ha dado por escribir, dirigir, interpretar, producir, editar, fotografiar y componer en esta película. Me apena, digo, más que nada, porque ello conlleva un sopor continuo durante lo escaso de su metraje.

En fin, recomendada únicamente si eres ese tipo de persona pedante que en momentos de socialización le da por nombrar películas raras con tal de marcarse la pose de cinéfilo. El resto, ni lo intentéis.

3.5/10 

American horror story: murder house

American-Horror-Story-Poster-seriesdankoUn joven matrimonio, con su hija a cuestas, decide dar un vuelco a su vida con tal de oxigenar una relación que está en horas bajas. ¿La solución? Comprar una preciosa casa con tal de volver a ser felices, comenzar de cero.

American horror story (2011) tiene su aquel. Llena un vacío existente en el panorama de las series estadounidenses, pues apenas existían obras de terror con toques de thrillerAun siendo un producto digno y de calidad, conviene resaltar que la trama ingeniada por Ryan Murphy y Brad Falchuk peca un tanto de redundante. Hay momentos cansinos y repetitivos. Es el único reproche que le podemos hacer. Del lado contrario, podemos destacar que tanto Dylan McDermott como Connie Britton están estupendos. No lejos de ellos anda el inquisidor Evan Peters. Y, destacando por encima de todos, encontramos a una excepcional Jessica Lange.

En resumen, no encontrarán ninguna obra maestra entre los capítulos de esta serie. Sí habrá, en cambio, tensión, desquicie y mala sangre. Un producto bien elaborado que le dejará el cuerpo revuelto a más de uno.

7.5/10

Dans la maison

dans_la_maison_xlg“Lo había perdido todo (…) pero yo estaba aquí, a su lado; dispuesto a contarle una nueva historia”.

Me ha gustado Dans la maison. Me parece cine auténtico, natural. Una estupenda historia en torno a la relación que se establece entre el chico de la última fila y su profesor de francés.

En esencia, es un homenaje a la literatura. La figura del chico protagonista, con sus lúcidos relatos, emerge con fuerza para adentrarnos en un universo donde la imaginación lleva las riendas de la narración. Su obsesión por la casa, por los Rafa y por la femme de la classe moyenne, bien sea esta la siempre sensual Emmanuelle Seigner, bien sea la atractiva madurez que representa Kristin Scott Thomas, nos deja cautivos.

El no saber qué será lo siguiente, con cuál suceso o acontecimiento nos sorprenderá este film, ahí reside la gracia del mismo: en la magia de la incertidumbre. El autor, François Ozon, ha conseguido elaborar, por tanto, un relato lleno de magia, repleto de ensoñación. Un sentido homenaje a las palabras, a las imágenes, al poder, en definitiva, que tienen las historias. 

7.5/10