Qué decir sobre… «Inside Llewyn Davis» (2013)

inside_llewyn_davis_ver2

Dirección: Joel Coen, Ethan Coen

Guión: Joel Coen, Ethan Coen

Fotografía: Bruno Delbonnel

Música: Varios

Montaje: Joel Coen, Ethan Coen (como Roderick Jaynes)

Reparto: Oscar Isaac, Carey Mulligan, Justin Timberlake, John Goodman, Garrett Hedlund, F. Murray Abraham

If you missed the train I’m on, you will know that I am gone“. 

El cine de los hermanos Coen es único, especial. Tienen un talento descomunal, una inventiva que no conoce límites, así como una creatividad fácil de adaptar a los distintos géneros y escenarios. Ahí está su filmografía para atestiguarlo. Aterrizan ahora, quién lo hubiese dicho, con un drama de una pureza muy agradable de ver (y escuchar). Hablamos de Inside Llewyn Davis, por supuesto. Una de las mejores películas del año. 

llewyn-davis1-600x338

Bañada musicalmente en los años sesenta, esta es la historia de un perdedor. Sin más. Eso sí, no crean que la simpleza de la propuesta le resta encantos a la narración, pues el binomio derrota-folk funciona a las mil maravillas en esta ocasión. El lado oscuro de la vida tiene su punto de lirismo siempre que uno lo sepa aprovechar. Y los Coen lo aprovechan, sirviéndonos así una odisea “sesentera” repleta de elegancia, armonía y estilo. Toda la rareza e irregularidad que atesoraba Barton Fink (1991) a la hora de desentrañar las miserias que acompañan al oficio de escritor quedan ahora al margen. Para el oficio de músico optan por la emotividad más clásica. Pincelan así un paisaje natural donde los sinsabores y la amargura azotan a un excepcional Oscar Isaac. 

Solo por la fabulosa BSO, Inside Llewyn Davis ya merece la pena. El montaje, la fotografía, el guión, la dirección. Nada falla en esta película. La galería de secundarios, además, está espléndida y los escenarios propuestos, principalmente el Nueva York de los años sesenta, no podrían ser más apropiados.

En fin, un viaje precioso. Un poema puesto al servicio de las grandezas y miserias que acompañan a la derrota. Cierra maravillosamente, redondeando así el sentido del mensaje que transmite esta historia, con el Farewell de Bob Dylan. Mítica.

9/10  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s