The graduate (1967)

graduateDirección: Mike Nichols 
Guion: Calder Willingham / Buck Henry (Argumento: Charles Webb)
Producción: MGM / Embassy Pictures
Fotografía: Robert Surtees
Montaje: Sam O’Steen
Música: Simon & Garfunkel / Dave Grusin
Reparto: Dustin Hoffman / Anne Bancroft / Katharine Ross
Duración: 106 min
País: Estados Unidos

Asistimos aquí a uno de los títulos cumbre del cine estadounidense, El graduado. No es una historia cualquiera, pues adentra su argumento en el género romántico, sí; pero… ¡de qué manera! Corría el año 1967 cuando Mike Nichols decidía destrozar los moldes del séptimo arte norteamericano. El neorrealismo italiano estaba en una etapa de alta madurez, en Gran Bretaña emergían nuevas maneras de entender el cine, la nouvelle vague francesa comenzaba a desatarse. Son los años sesenta, y el cine se quita el corsé. El tiempo de los grandes clásicos y de las majestuosas producciones abre paso a un nuevo escaparate. Tenemos ahora un paisaje novedoso, incluso transgresor, visto desde el lado estadounidense. Y ahí, en esa ola revisionista, se sitúa este relato. Una simple anécdota, el flirteo de una mujer madura con un joven estudiante, servirá no solo para levantar una auténtica obra maestra, sino también para resquebrajar los cimientos del género tal como habían sido concebidos hasta la fecha.

El encargado de levantar esta “revolución social” fue Mike Nichols, quien conseguía el Oscar al mejor director gracias a esta narración. Cineasta valeroso, sus películas pocas veces pasan desapercibidas. Apenas un año antes del estreno de The graduate, había debutado con otro puñal titulado ¿Quién teme a Virginia Woolf?. Tiene de todo en su filmografía, pero la entrada del siglo XXI le valió para recuperar su mejor cine, estrenando la hiriente Closer (2004) y la mordaz Charlie Wilson’s war (2007), dos obras mayores. En tareas de guion le acompañaba, en esta ocasión, un tipo, Calder Willingham, que ya había incendiado el discurso militarista norteamericano en 1957 con Paths of glory. La música corría a cargo de Simon & Garfunkel, quienes componían una de las bso más célebres de todos los tiempos con canciones como The sound of silence, Scarborough fair o Mrs. Robinson. Casi nada. Y los protagonistas principales no eran otros que Dustin Hoffman, Katharine Ross y Anne Bancroft. Si bien el salto de edad entre unos y otros es fundamental para entender el mensaje del film, lo cierto es que, simple curiosidad, apenas se llevaban nueve años entre madre e hija, Anne Bancroft (36) y, la “pequeña” del film, Katharine Ross (27), mientras que Dustin Hoffman contaba ya con 30 primaveras.

Una película fabulosa, en resumen. El ácido repaso que le dan a la adinerada clase social a la que pertenecen los protagonistas del film es brutal. Desde los matrimonios de conveniencia hasta la obsesión por el éxito. La pomposa apariencia que destilan los guateques en la piscina y los amplios chalés queda satirizada a través de notas tan sencillas como el sexo, el alcohol o el tabaco. También gracias al talento de Dustin Hoffman, colosal aquí encarnando a un inteligente, atlético y tímido estudiante que si bien comenzará la película con aires dubitativos, terminará luchando impetuosamente por aquello que quiere. La seducción de Anne Bancroft rompía los esquemas morales de la época, mientras que la irrupción del amor con la hija de la mujer con la que te acabas de acostar, culmina el paisaje corrosivo e incendiario que supone The graduate. Un hito en la historia del cine.  

The Graduate (1967)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s