‘Lady in the water’. Fantasía hecha realidad.

Hubo un tiempo en el que los humanos vivían cerca del agua, en armonía con el mundo marino. Fueron buenos tiempos, tiempos en los que criaturas de una y otra especie se ayudaban, compartiendo sus vidas. Sin embargo, un día los humanos se adentraron tierra adentro, olvidándose de aquellos seres del Mundo Azul. Un día, los humanos dejaron de escuchar.

‘La joven del agua’ es la esencia del cine de Shyamalan: fantasía y realidad. El cineasta hindú es capaz de narrarnos un cuento acerca del Mundo Azul, acerca de ninfas marinas y monstruosas criaturas, acerca de protectores y curanderos. Es capaz de crear magia de todo ello partiendo de un simple bloque de apartamentos de Philadelphia, de sus vecinos, de su piscina y de su conserje. Shyamalan combina ambos elementos como nadie, dando, como resultado de todo ello, una preciosa película. Una película que se engalana con la fabulosa banda sonora de James Newton Howard, con la estética visual de M. Night, con su minuciosidad y detallismo, con la fotografía de Doyle y con un fantástico guión (tan sutil como cautivador) que no es más que un cuento cargado de poesía y lirismo. Un cuento sentido y emotivo. Un cuento que se sirve de las ninfas y las criaturas extrañas para transmitirnos un optimista mensaje acerca del destino. Acerca de la función de cada uno a realizar en su vida, dándole un sentido a ésta. Un mensaje tan empalagoso como gratificante. ¿Se imaginan, sí ustedes los conserjes, ser los curanderos de una princesa marina del Mundo Azul herida por unas monstruosas criaturas? Y vosotros, escritores de tres al cuarto, ¿acaso no soñais con escribir una obra que acabe siendo leída por un niño, por un futuro revolucionario, que termine por cambiar el mundo? Eso es ‘La joven del agua’, una fantástica realidad que nos transporta a un mundo de ensoñación y magia, pero no exento de pesadillas y temores. Gracias M. Night Shyamalan.

* Sensacional guiño ácido del cineasta hacia los críticos, a sabiendas probablemente, de que éstos iban a acribillar su film. (muy buena cada palabra de este personaje).

* Depende de su lectura, tiene un puntito de conservador, en referencia al holismo y su influencia durkheimiana. Pero… qué hostias! No jodamos la historia que había quedado muy chula (va en serio).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s