‘Dieciséis velas’. Cosas de la edad.

Dieciséis primaveras tiene Samantha. Una edad mala (según desde donde se mire), pues se la conoce como la “edad del pavo”. Un período de tiempo en el que hasta a la mayor imbecilidad se le da la misma transcendencia que a un gran acontecimiento. Son momentos desconcertantes de tu vida, momentos en los que te sientes amargado, desolado. Parece que tus padres no te quieren. Los abuelos parecen un marrón. Y hasta al chico del insti que te gusta, ni siquiera sabe que existes!

John Hughes, maestro de maestros dentro del mundo juvenil, se iniciaba con esta peli en el mundo del cine allá por 1984, una década en la que su nombre brillo esplenderosamente. En esta ocasión, el cineasta retrata, como ya hemos dicho, ese momento delicado de la vida de todo adolescente, en el que temas como el amor, el cariño (familiar), los chicos o las chicas, la popularidad en el insti o las fiestas alcanzan una gran relevancia en el interior de uno mismo. Combinado todo con el toque familiar justo. Película ligera, que se ve con gusto. Entrañable por ser la primera de Hugues, además de por contar con clásicos juveniles de los 80 como Molly Ringwald, Anthony Michael Hall o unos primerísimos hermanos Cusack.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s