‘The road’. Aterradora.

Hillcoat y Aguirresarobe, impregnados del espíritu de Cormac McCarthy, han creado en ‘La carretera’ una ambientación devastadora. Un mundo lleno de llamas y cenizas, en el que el planeta parece haber reventado por todos los lados. El film es un diario acerca de lo duro que es sobrevivir, de ese momento en el que el suicidio hasta parece una salida placentera. Todo lo natural ha ido desapareciendo, la agricultura lo primero. Hay hambre y no hay comida. La solución, en muchos casos, es el canibalismo. Y ellos, Mortensen y su hijo, están solos. Es difícil salvar el día a día. Crecer en esas condiciones. Interiorizar el valor que tiene una bala, sinónimo de salvación. Produce pavor constante la situación de ambos, una agonía crónica, que no tiene fin.  Escalofriante ponerse en el pellejo del padre, interpretado de manera excepcional por Viggo Mortensen. Alguien que ya no tiene fe en la bondad, añorando los años en los que había valores y justicia, pérdidos ya de manera irreparable, cayendo en lo hondo del pozo, desconfiando de todo y de todos. O ese hijo tan miserable y desgraciado que por lo inherente de la niñez aún confía, aún posee el fuego interior, huyendo de su espantosa realidad. No le busquen la alegría a la película. Es lúgubre, sombría, triste. Provoca terror.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s