‘Blown away’. Pirorutina.

Conviene reconocer la interesante labor de la producción de ‘Blown away’, la cual conseguía juntar, en el mismo cartel, a distintos actores de la talla de Jeff Bridges, Tommy Lee Jones o Forest Whitaker. El botín remunerado, he de suponer, era elevado. De no ser así, es imposible que este tipo de gente se metiera en un fandango como este.

A pesar de un inicio atractivo, Stephen Hopkins, apoyado en las flaquezas y penurias de un triste guión, no consigue levantar el vuelo, superada la treintena en el minutaje, a su pretenciosa y explosiva narración. Para ser un producto destinado a la fácil digestión, se exceden en la duración del mismo. La historia personal del protagonista (tanto la vertiente familiar, como su oscuro pasado) es un tedio. El papel de Forest Whitaker parece metido con calzador. Además, el juego de terrorista vs. artificieros acaba por cansarte a partir del segundo round. Por si fuera poco, varias escenas de acción destilan un elevado grado de chapucería (Hopkins no es Bay).

Con todo, película de olvido temprano. La facilona historia, juntamente con la disparatada dirección de la misma, acaban por desaprovechar un excelente reparto. La tensión y la inquietud se pierden pronto, incluso antes de haber terminado con las palomitas. En fin, una pirotecnia que de tan rutinaria acaba por decepcionar.

5.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s