‘Black mirror’. Pesadilla tecnológica.

Black-Mirror-posterOriginal serie británica que pone el acento en una cuestión de candente actualidad: las nuevas tecnologías de la información. Mejor dicho, en cómo estas pueden llegar a afectar a la sociedad en su conjunto. Da cierto escalofrío el hecho de pensar hasta qué punto somos vulnerables frente a las mismas. El creador de la serie, Charlie Brooker, nos ha dejado un distópico paisaje digno de ser observado.  

Seis episodios de distinta calidad conforman las dos temporadas que aquí nos ocupan. Tres de ellos (15 millones de méritos, Ahora mismo vuelvo y El momento Waldo) tienen un nivel correcto. La consecución del universo orwelliano, la despersonalización de las relaciones sociales y los tejemanejes políticos son los temas que tratan, todo bajo el paraguas de las nuevas tecnologías. Los otros tres capítulos, se comentan a continuación.   

The national anthem (8.5/10)

El mejor episodio de la serie. El secuestro de la Princesa británica pondrá en un aprieto al Primer Ministro, dado que la exigencia para liberar (y no asesinar) a aquella es, ni más ni menos, que el político en cuestión practique sexo con un cerdo en horario de prime time televisivo.

¿Lo hará? Una ingeniosa trama que escupe ácido al por mayor. El mundo de la política queda destrozado por el mordaz punto de vista de Charlie Brooker. El sometimiento a las encuestas, el poder de la televisión y la anarquía de las nuevas redes sociales. Todo ello servido con un punto inquietante y, a la vez, paródico sobre la estupidez que envuelve al triángulo política-medios de comunicación-ciudadanía.

 The entire history of you (8/10)

¿Se imaginan tener una memoria artificial inserta detrás de la oreja derecha? Una memoria que te permite rebobinar toda tu vida, todas las historias que conforman el relato de tu existir.

Es la premisa del segundo mejor capítulo de la serie. Un joven acude a una fiesta. Allí le espera su esposa, y él pronto detecta que esta anda coqueteando con otro hombre. A partir de aquí, el espectáculo. Los celos y las nuevas tecnologías. Un tándem al que Charlie Brooker le exprime todo el jugo posible. Un contundente relato sobre cómo toda la parafernalia tecnológica influye en las relaciones de pareja.

White bear (8/10)

El mundo penalista salpicado por el de los reality show. Una extraña combinación que nos sumerge en una claustrofóbica paranoia. Despertar amnésico, salir a la calle y, de repente, notar que un extraño anda detrás tuya, escopeta en mano, con la intención de asesinarte. Mientras, tú pides auxilio. Las personas, en cambio, desoyen tus suplicas, grabándote con sus smartphone mientras sonríen y disfrutan del espectáculo. La resolución del misterio es del todo perturbadora.     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s