‘Killing them softly’. Los bajos fondos a día de hoy.

Matalos_suavemente-949505272-largePartidas ilegales que son atracadas. Gángsters de poca monta y mafiosos trajeados que buscan ajustar cuentas. Miserables que hacen el trabajo sucio. Los brindis al sol de los políticos en televisión. Y los matones que aceptan el encargo. Estamos ante ‘Mátalos suavemente’.  

La película nos muestra la sideral distancia que existe entre los idílicos discursos de los políticos estadounidenses (George W. Bush o Barack Obama) y la mugrienta vida en los bajos fondos de una ciudad cualquiera del país. Esta es la cruda realidad, parece querer decirnos Andrew Dominik. El ojo crítico del director luce especialmente cuando aparecen en escena el desgraciado de Scoot McNairy, el metódico Brad Pitt o el lastimoso Ray Liotta. Grandes nombres y gran diálogo el de James Gandolfini en la habitación del hotel. Detalles de lujo, sí. Pero la cinta se pierde, se enrevesa.   

Todo es porque el autor de la misma trata de definir un estilo diferenciador. Busca brillar con luz propia a través de una narrativa singular, provocativa y… tediosa. El intento es fallido. La historia peca de simple, plana y reiterativa. ¿Tiene momentos de gloria? Pues sí. Pero, con todo, este paseo por los bajos fondos no pasará a la historia del cine.

En cualquier caso, recuerden siempre: “América no es un jodido país. Es un negocio. Así que págame lo que me debes“. Lástima que la película no esté a la altura de la reflexión.

6.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s