‘Un cuento chino’. Darín de cómico.

Sebastián Borenzstein nos ameniza la velada gracias al personaje de Roberto, un tipo que todavía no parece haberle cogido el gusto a esa cosa llamada vida. Solitario por convicción, sus días pasan metódicamente entre la ferretería de la que él se ocupa (depara grandes escenas) y su peculiar hobbie: coleccionar recortes de sucesos impactantes (también da juego esto). Todo cambiará cuando, de pronto, aparezca en su vida un chino que no sabe ni papa de castellano.

Graciosa película en la que Darín tiene la oportunidad de divertirse, divirtiéndonos, ya de paso, a nosotros. Por cierto, esto último lo hace genial. Destacar que el televisivo y rocambolesco guión, cuyo estandarte es aquello de “un argentino y un chino unidos por una vaca que cayó del cielo”, no permite muchas florituras (chirría un tanto el aspecto de la guerra de las Malvinas), sin embago, cumple con su cometido principal: entretener al personal, permitiéndose el lujo, incluso, de hacernos soltar más de una carcajada.

6/10  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s