‘Ôdishon’. Kiri-kiri-kiri.

Sin ser un entendido en la materia, esto es, conociendo, desde anoche, que existe un subgénero de terror llamado J-Horror con claro acento oriental, me basta para saber que las escalofriantes ‘El círculo’ y ‘La maldición’ pertenecen al susodicho subgénero, o al menos poseen ciertos caracteres del mismo, y que éstas me aterraron bastante en su día (o noche).

Todo este rollo viene al caso porque anoche me dio por ver una cinta de terror, Audition’ (1999), con tintes psicológicos y proveniente de Japón, con la esperanza de encontrarme ante la misma sensación que en anteriores ocasiones. Las palomitas ya estaban calientes, el sofá listo y la adrenalina de mi cuerpo dispuesta a gozar durante un buen rato. Pero… qué va! Menudo fiasco de peli. No hagan caso de los que la vendan como una cinta inclasificable. Es tan fácil de clasificar como que, en su gran parte del metraje, la historia ahonda en un drama sentimental con toques romanticones, para finalmente camuflarse en medio de una nebulosa con tintes “psicológicos” que termina con una carnicería alocada y salvaje. En definitiva, aburre bastante y no da miedo. Lo del rollo psicológico es muy pedante. Sólo se salva el personaje de la chica azotada por un pasado terrorífico y tortuoso, así como su “kiri-kiri-kiri” final. Con todo, irregular.

4/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s