‘Le boucher’. El peculiar romance de Claude Chabrol.

Helene es directora de escuela. Es guapa y atractiva. Sin embargo, lleva una vida ermitaña, pues alguien le rompió el corazón muchos años atrás, y no le quedó otra que alejarse de los encantos de la gran ciudad para refugiarse en un pueblecito francés. Hasta allí llega Pompeau, un hombre que huyó, en su día, de la figura de su padre, alistándose en el ejército, para ahora volver al pueblo a trabajar de lo que siempre ha trabajado, tradición familiar, de carnicero. En una boda se conocerán, y se gustarán. Pronto se encenderá la llama del amor, y el romance aparecerá. Cuando todo parezca andar bien,  la inquietud y el miedo llegarán al pueblo en forma de mujeres asesinadas en los montes del alrededor, abriendo el camino para que Claude Chabrol se luzca con uno de los romances más perverso de la historia del cine.

‘El carnicero’ es una cinta extremadamente peculiar. No cae en ningún convencionalismo. El romance se va narrando, viendo las angustias de ambos, con pasados dolorosos marcados por el amor y la guerra (geniales guiños antibelicistas), reconciliando a éstos en la figura del otro, al tiempo que la tensión y la asfixia (la escena en la escuela final es de lo más acojonante que he visto) se va apoderando de uno, mediante una BSO tenebrosa y una ambientación inquietante. El final es desgarrador, con el rostro de Stéphane Audran en la luminosidad que dan los focos de un 2cv. Hubo beso, pero el corazón volvió a romperse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s