‘Freeway’. Peculiar.

Matthew Bright se daba a conocer durante la década de los noventa gracias a ‘Freeway’, una fresca y personalísima revisión del clásico cuento de Caperucita. Con mucho desparpajo y sin ningún tipo de complejo, el autor demostraba que una modesta factura técnica no suponía inconveniente alguno si uno sabía elaborar, con ingenio y oficio, una de las claves de bóveda del cine: el guión.

Eliminen desde ya a la inocente Caperucita de su cabeza y piensen ahora en una chica analfabeta del extrarradio que huye de las drogas, la prostitución y los abusos sexuales de su padrastro, verdaderos pilares en los que se cimienta su hogar, parar ir en busca de su querida, a la par que desconocida, abuelita. Todo con la sombra amenazante del lobo, quiero decir del sádico y malévolo violador de autopista. Un camino tortuoso, ¿verdad?

En fin, una cinta tan peculiar y extraña como conseguida. El estrambótico Oliver Stone, aquí productor, acierta con la joven Reese Whiterspoon, quien se atrevía con el reto y salía victoriosa, demostrando así, allá por 1996, que era un verdadero diamante en bruto para la industria de Hollywood. Buenas interpretaciones, ojito al meritorio trabajo de Kiefer Sutherland, puestas al servicio de una original y atractiva historia de difícil encasillamiento.

7.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s