‘La conversación’. De profesión: espía.

Caul es espía de profesión. Un espía extremadamente introvertido,  pues jamás ha confiado en nadie, más allá de en su saxo. También tiene un marcado carácter religioso que le hace cargar con una culpa por el trabajo realizado que pesa sobre su espalda como una losa. Sin embargo, y a pesar de todo ello, es jodidamente bueno en su trabajo.

Ahora, un nuevo caso provocará que los remordimientos florezcan en su cabeza, enfandangándose hasta las rodillas con sus sospechas y tozudeces. Estirará del hilo, examinará las tres cintas de su investigación. Y así nos tendrá el maestro Coppola. Noventa minutos en tensión, esperando el devenir de los acontecimientos, combinando la putrefacta investigación con la batalla interior del protagonista.

Cinco minutos de conversación en un parque público. No hay más, pero es suficiente para que el maestro Francis Ford Coppola saque todo el jugo posible a cada plano, a cada palabra, a cada gesto, a cada interferencia, y nos brinde una historia, con sus entresijos, trampas y escondites, memorable dentro del género de la intriga y el espionaje. Es una película a la que se puede catalogar como rareza, pero es una rareza de Coppola. Es decir, una joya. Recomendada.

Un pensamiento en “‘La conversación’. De profesión: espía.

  1. Pingback: Scarecrow (1973) | Escargot azul

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s