‘Crazy, stupid, love’. Divertido paseo por los enredos del amor.

Graciosa. Es una comedia que cumple con la nota anterior, cosa nada fácil si tenemos en cuenta la morralla con vocación de hacer reír al personal que copa las pantallas del cine. Glenn Ficarra y John Requa ingenian una historia que escapa de lo burdo, de lo soez y del chiste fácil. Tampoco conviene exagerar, pues no estamos ante el nuevo Woody Allen, por así decirse.  

En fin, Carl (Steve Carrell) es un hombre feliz. Al menos, lo era hasta el día en que oyó “quiero el divorcio” de la boca y labios de su esposa, Emily (Julianne Moore). La decisión, a partir de aquí, ya ha sido tomada. Nos hemos metido de lleno en el descenso por las marejadas aguas que caracterizan al amor, tan loco y estúpido, como nos recuerda el título. 

Entretenida comedia romántica con auténticos momentazos (por ejemplo, el de la Tomei). Steve Carrell y Ryan Gosling están de notable. La historia, regodeándose en los enredos pasionales, románticos y sentimentales, es jugosa y da mucho de sí. Uno se divierte con el tránsito, en un sentido y otro, protagonizado por los dos protagonistas: A) “Fidelidad -> Vodka con zumo de arandanos -> Golferío” y B) “Golferío -> Cena con los padres -> Fidelidad“. 

No cae en la chabacanería, pero tampoco es una obra maestra. Simplemente divierte, entretiene y hace reír. No es tan difícil de conseguir con la excusa idónea del amor. En fin, para pasar un buen rato. 

6.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s