Searching for Sugar Man (2012)

searching-for-sugar-man-cartelDirección: Malik Bendjelloul
Guion:
 Malik Bendjelloul

Producción: Sony Classics / Red Box Films / Canfield Pictures / Passion Pictures
Fotografía: Camilla Skagerström
Música: Sixto Rodríguez
Montaje: Malik Bendjelloul
Duración: 86 min
País: Suecia

Un hombre cualquiera. Veinteañero, camina por las frías calles de Detroit. La ciudad está decaída, su ánimo también. Las oportunidades no se le presentan, las chicas le descentran y él, entre tanto, busca a sugar man. Se detiene en las esquinas y vive en las aceras. Es una sombra más de la gran ciudad. Es un hombre cualquiera, sí. Pero compone música, escribe letras. Retrata su día a día a través de la música. Convierte su mundo, el mundo que pincela esas gélidas aceras, en poesía.  

Hay veces que uno se encuentra, casi por casualidad, con un acontecimiento mágico. Un acontecimiento que cambia el rumbo en la vida de muchísimas personas. Eso es lo que viene a contarnos, en definitiva, esta película. Una historia tan bonita como bien hecha; la historia de Sixto Rodríguez. Él es un chico con un talento descomunal para esto de la música. “Listen these words”, dicen los entendidos. Es un poeta, al nivel, hablan, de Bob Dylan. Pero, de pronto, se esfumó. A mediados de los años setenta, desapareció. No vendió, así es el negocio musical: “no hay garantías de nada”. A pesar de ser estadounidense, en Estados Unidos no caló su mensaje, su lírica. Sixto Rodríguez… fracasó.

Paralelamente en Sudáfrica la crueldad sigue imperando. Son los tiempos del apartheid, tiempos en los que la sociedad internacional apunta su mirada, en tono inquisidor, hacia este punto de África. La gente necesita liberarse, respirar. Existe una atmósfera contestataria que reprocha el patético conservadurismo que impera en las calles sudafricanas. I wonder how many times you had sex, escuchan en una canción. Es algo fabuloso para ellos. Increíble. Han encontrado esa inspiración necesaria para abrir sus mentes, para no sentirse menos que nadie. ¿Quién es ese tipo? ¿quién canta esas canciones? Vaya, si es Rodríguez.

Qué caprichosa puede llegar a ser la cosa. Cómo un tipo con ese talento descomunal apenas vendió cuatro discos en los Estados Unidos y, sin embargo, se convirtió en un fenómeno de masas en Sudáfrica. Y además, cómo es posible que él, Rodríguez, ni siquiera supiese de esa fama. Pero claro, hablar de Rodríguez es hablar de una sombra, de un fantasma. ¿Qué fue de este artista? Unos dicen que se suicidó; otros, que lo vieron caminar por una vieja calle de la ciudad. En realidad, nadie sabe qué fue de el hombre que escribió sugar man. Y esta es la historia que aquí nos relatan, esa búsqueda: ¿Qué sucedió? ¿Dónde estará? ¿Acaso sigue vivo?

Perderse y encontrarse. Aunque eso, en realidad, es una mirada superficial del asunto, pues Rodríguez nunca se perdió. Siempre supo dónde estaba su sitio, su lugar. Él nunca sintió la derrota. Se creyó poderoso, fuerte: al mismo nivel que los demás. Esta es una película preciosa.  

SearchingForSugarMan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s