Dogville (2003)

dogvillehDirector: Lars von Trier 
Guion: Lars von Trier 
Producción: Zentrope Entertainment
Fotografía: Anthony Dod Mantle
Montaje: Molly Malene Stensgaard
Música: Joachim Holbek 
Reparto: Nicole Kidman / James Caan / Paul Bettany / Lauren Bacall / Stellan Skarsgård / Ben Gazzara
Duración: 178 min
País: Dinamarca

Lars von Trier no es amigo de lo convencional. Reacio a seguir lo que manda la corriente, su obra siempre ha ido acompañada de una especie de discurso contestatario. Alejado de los patrones comerciales estadounidenses, el autor se ha permitido el lujo de desplegar una filmografía acorde a sus gustos e intereses. No está atado a nada ni a nadie, y eso es de agradecer. Forma parte, en definitiva, de esa especie de paraíso cinematográfico que es Dinamarca, un reducto de calidad donde brillan nombres como Thomas Vinterberg o Susanne Bier. Es más, está película suele señalarse como icónica a este respecto. De ahí, mi decepción.  

Dogville me parece una película sobrevalorada. No es para tanto. El supuesto enigma que acompaña a la propuesta es de una mediocridad pavorosa.  El guion es intrincado sí, pero no por ello brillante. El cineasta agita su discurso entre la pedantería y la transgresión. Pedantería porque la puesta en escena, aun creyéndose fabulosa, no llega siquiera al sobresaliente (ni en originalidad ni en representación); transgresión porque el cuento filosófico y moral que nos tiene preparado Lars von Trier solo busca eso: transgredir. Es una obra totalmente efectista y, por ello, ramplona. Incluso Nicole Kidman, una actriz excelente, da sensación aquí de tibieza, de frialdad en cuanto a la manera de plasmar el sufrimiento que acompaña a su vulnerable y desorientado personaje.

El hombre es un lobo para el hombre, nos cuentan desde hace ya tiempo. Así observa Lars von Trier al mundo (o más bien a los Estados Unidos) desde su pequeña nube. Todo el pesimismo y la carga negativa que conlleva esta expresión está presente en Dogville. No obstante ello, ni los tejemanejes psicológicos ni las aspiraciones sociológicas de la película me parecen tan dignas de alabanza. Es un buen film, sí, aunque no supera los límites de la corrección.

dogville

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s