‘El día de mañana’. La catástrofe más grande jamás contada.

Película con moraleja. Hay que dejar de ser malos con la naturaleza, cuidarla y mimarla, incluso por encima de la economía, porque sino nuestro futuro, nuestra existencia, entrará en fase terminal.

Más o menos, de esas dos líneas que pueden llegar a ser cinco o seis dándole muchas vueltas al diccionario y a la verborrea, Roland Emmerich sacó una historia y escribió un guión. Huelga decir que la peli tiene todos los clichés y tópicos posibles de la historia del cine estadoudinense.

Más grave aún me pareció que un actor que a mí me gusta, Jake Gyllenhaal, casi echara por la borda su carrera cinematográfica interprentado aquí a un pánfilo empollón de diecisiete años que espera que su papi, un Dennis Quaid ya muy venido a menos, le rescate de esta catástrofe climática que se ha cepillado a medio planeta, mientras el se esconde en la biblio de NY e intenta ligar con la chica que le gusta.

Resumiendo, catástrofes con muchos efectos especiales (tornados en Los Ángeles y tsunamis en Nueva York) y un rescate del gran padre americano que busca a su amado hijo en medio de tal berenjenal de frío, nieve, aire, lluvia y demás. Mala.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s