‘My own private Idaho’. La distante intimidad de Van Sant.

Entiendo que sea una película de culto, repleta de adoración por parte de la crítica mundial y objeto de fascinación de sus feligreses. Sin embargo, lo siento. No me gusta ‘Mi Idaho privado’.

El chico narcoléptico, atormentando por un pasado lleno de azotes, rabia y frustración, no tenía más remedio que entrar en la bolsa de la marginación social. El guaperas ricachón, en cambio, lo hizo por gusto. De un modo u otro, la  unión y posterior contraposición entre los dos protagonistas, unos acertados Keanu Reeves y River Phoenix, me parece fría, distante. Si hay historia de amor, no la siento por ningún lado. 

No capto el sentimentalismo en esta historia, tampoco la reflexión. Van Sant no consigue despertar mi empatía hacia esos muchachos, náufragos del sistema que viven al margen de la sociedad. El poderío visual nadie se lo cuestionará, pese a que esté puesto al servicio de la nada. O el bueno de Gus se ha pasado de rosca, o yo soy demasiado sencillo y simple para este tipo de propuestas. En cualquier caso, fallida.

3.5/10   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s