Qué decir sobre… «Sleepless in Seattle» (1993)

sleepless_in_seattle

Dirección: Nora Ephron

Guión: Nora Ephron, Jeff Arch, David S. Ward

Fotografía: Sven Nykvist

Música: Marc Shaiman

Reparto: Tom Hanks, Meg Ryan, Bill Pullman, Ross Malinger

¿Es Algo para recordar la típica comedia romántica, qué sé yo como calificarla, tontorrona, pastelona y empalagosa? Sí, lo es. Pero oye, estamos en Navidad y ciertas licencias se permiten en estas fechas. Una de ellas es ver, sin ningún tipo de reparo, Sleepless in Seattle.  

Era el año 1993 y Nora Ephron, en compañía de Jeff Arch y David S. Ward, le rendía un precioso tributo, en forma de adaptación libre, a la película An affair to remember (1957) de Leo McCarey. Ayuda contar con una pareja protagonista fabulosa, dos jóvenes y espléndidos como Tom Hanks y Meg Ryan. El primero, pobre él, ha quedado viudo prematuramente y a cargo de un testarudo muchacho empeñado en buscarle nueva novia. La segunda está felizmente prometida, pero pronto, cuando escuche la voz de un niño por la radio contar la historia de su padre, quedará perdidamente enamorada de un extraño al que ni siquiera ha visto jamás. 

tumblr_m6c5hlrjfo1qkbx7ao1_1280

El resto, ya saben, una carta y una cita en la azotea del Empire State. Almíbar y sirope para una comedia romántica que llegó a estar nominada al Oscar a mejor guión original de la temporada. Tiene sus momentos, funciona a las mil maravillas y, de nuevo, Hanks y Ryan brillan con luz propia.

7/10 

Anuncios

Qué decir sobre… «Trading places» (1983)

TradingPlaces_onesheet_international-1-500x725

Director: John Landis

Guión: Timothy Harris & Herschel Weingrod

Fotografía: Bob Paynter

Música: Elmer Bernstein

Reparto: Dan Aykroyd, Eddie Murphy, Jamie Lee Curtis, Denholm Elliott

En plena época navideña nunca está de más recurrir a cintas que ambientan sus historias en estas fechas tan bonitas. La retahíla de títulos es densa y extensa. Tenemos donde elegir, por género, año y actores. Y a mí, personalmente, me da por ver Entre pillos anda el juego, todo un clásico de los ochenta.

Cuando dos dinosaurios de las finanzas decidan echar una apuesta sobre qué es más importante para definir el carácter de una persona, la genética o la clase social, no sabrán la mecha que terminan de encender. En este sentido, Trading places no es una comedia absurda de chiste fácil, lo cual se agradece. Estamos más bien ante una mordaz crítica hacia Wall Street y todo lo que envuelve a las bolsas financieras, así como una atinada caricatura sobre la sociedad de clases de los Estados Unidos. El guion de Timothy Harris y Herschel Weingrod, en consecuencia, es una pieza tan curiosa como valiosa en relación con la mayoría de los film que nutren el género de la comedia.

UN FAUTEUIL POUR DEUX

Todavía estaba en plena forma John Landis cuando dirigió esta cinta, y se nota para bien en su narración. Es la mejor etapa del cineasta, dando como resultado una sucesión de títulos que incluye Animal house (1978), The blues brothers (1980) y An American werewolf in London (1981), junto con la cinta que aquí nos ocupa. A la frescura narrativa se le suma el hecho de contar con un dúo protagonista muy acertado, pues la pareja formada por Dan Aykroyd y Eddie Murphy no tiene desperdicio. Y, por supuesto, la aparición estelar como secundaria de lujo de una tal Jamie Lee Curtis, actriz fetiche del cine ochentero. 

En fin, después de haber visto a Dan Aykroyd disfrazado de Papá Noel, nunca podrán volver a mirar con los mismos ojos al bonachón y rechoncho anciano. Una afilada comedia navideña que si bien no es la octava maravilla, sí garantiza un digno entretenimiento.  

7/10

‘Reindeer games’. Entretenida.

600full-reindeer-games-posterEl guaperas de Ben Affleck y la sensacional Charlize Theron protagonizaban, allá por el año 2000, esta navideña cinta producida por los Weinstein que, misteriosamente, pasó sin pena ni gloria por las salas de cine. 

Hablamos de ‘Operación Reno’. Y digo lo de misteriosamente porque, a mi parecer, estamos ante un thriller trepidante, narrado con buen pulso y oficio. La labor de John Frankheimer en tareas de dirección es meritoria. El guión de Ehren Kruger, por su parte, está bien hilado, además de contener algún que otro giro sorprendente en la trama de la película. Todo fluye con soltura y desparpajo, consiguiendo así amenizarnos la velada en base a la accidentada vuelta a la normalidad del personaje al que da vida Ben Affleck. Además, ¡sale el emblemático Danny Trejo en escena!     

El atraco a un casino ejerce como vértice de la historia, súmenle a ello la tensión sexual entre los tortolitos protagonistas, la malvada interpretación de Gary Sinise y el evocador aire navideño del film para enriquecer el activo de una película plenamente recomendable.

7/10 

‘A Christmas carol’. Dickens, Zemeckis y la Nochebuena.

christmas_carol_ver4_xlgEl relato benevolente y doctrinario de Charles Dickens acerca de cuál es el significado de la Navidad cogía forma esta vez a través de las palabras e imágenes ideadas por Robert Zemeckis, quien desplegaría una vez más (tras el “Polar Express”) su particular poderío visual. 

El avaro, codicioso y gruñón capitalista, hablamos de Ebenezer Scrooge, pronto recibirá la visista de los tres espíritus de la Navidad y entenderá que la vida no debe desperdiciarse entre números y ganancias, que hay mucho más aparte de eso: la familia, la alegría, la benevolencia, la calidez, el amor y tantas otras notas que hacen alcanzar a uno ese estado de felicidad tan natural, espontáneo y plácido que no necesita sustentarse en cuestiones materiales para pervivir. 

Un cuento acaramelado y cargado de crítica social que nos transporta al Londres del siglo XIX, a una sociedad marcada por las desigualdades y en la que el fantasma del comunismo de Marx arreciaba con más fuerza que nunca, para recordarnos que la Nochebuena puede ser un buen momento para reflexionar acerca del sentido de nuestras vidas. En fin, atinada postal navideña.

7/10

‘Money train’. Un tren del dinero, dos hermanos y… Jennifer.

Dos caras conocidas, como eran las de Woody Harrelson y Wesley Snipes, suponían el principal reclamo allá por el lejano año 95 para acudir al cine y engullir las palomitas a un ritmo frenético y trepidante marcado por un tren del dinero que nos dejaba como principal legado el descubrimiento de la explosiva Jennifer López. 

Si catalogamos esta cinta como género de acción, tendremos un resultado un tanto insípido y mediocre. A excepción de los últimos veinte minutos, la película gravita más en torno a la interacción dada entre los dos protagonistas. Éstos son unos hermanos un tanto peculiares, y distintos. Ambos son policías. Uno es negro y el otro blanco (cosas de la adopción). Uno es un patán que siempre está metiéndose en líos, y el otro es quién le salva el pellejo. No obstante, tienen algo en común: ambos han quedado prendados por las curvas de la López. ¿Quién se hará con el corazoncito de la latina?

Resultona cinta que toca distintos palos pero que no termina de explayarse en ninguno de ellos. No es un drama fraternal puro, tampoco una cinta de acción plena. Tiene toques cómicos, y le gustan los líos de faldas. En definitiva, un cocktail cargado de entretenimiento que sirve para llenar nuestros ratos libres cada tres quinquenios.

5.5/10   

‘The family man’. Calidez navideña.

Jack y Kate se querían. Corrían los años ochenta y eran dos tortolitos enamorados con toda la vida por delante. Sin embargo, ahí estaba la carrera profesional, labrarse un futuro… y un avión de por medio que acabó separando sus vidas. Ahora, pasado el tiempo, la rutina de Jack sólo entiende  de fasto, de dinero, de lujo. Todo gira en torno al trabajo. Es un tiburón del capital. ¡Ay pobre desdichado! El espíritu de la navidad le dará una segunda oportunidad cuando la mañana de Nochebuena despierte…. al lado de Kate, su eterno amor.

No encontrareis en ‘Family man’ ninguna obra maestra. Sin embargo, a mí me encanta. Probablemente Brett Ratner jugaba a ser Capra… ¿y qué? Historia que se sirve del calor navideño para aleccionar al personal acerca de cosas tan relativas y ambiguas como la felicidad. Simpática y enternecedora película.

7.5/10

Spoiler

A ver, mis queridos lectores, una fácil disyuntiva a la que dar solución una vez vista ‘Family man’:

Tenemos a Jack Campbell como tiburón financiero, narcisista empedernido, solitario arrogante, amante de sensuales mujeres, bebedor de refinado whisky escocés, habitante de un lujoso apartamento neoyorquino y portador de elegantes trajes italianos. Ahora, Jack Campbell como humilde vendedor de neumáticos, conductor de un trasto con cuatro ruedas, habitante de un hogar acogedor y cálido, padre de familia y enamorado esposo de una fiel mujer. ¿Quién es más feliz?  

‘While you were sleeping’. Dulce navidad.

¿No han tenido nunca la sensación de emocionarse, sin saber muy bien por qué,  al ver una típica, tontorrona y pastelona historia de amor? Imagino que sí, puesto que a mi me ocurrió al ver ‘Mientras dormías’.

Hablamos de una de mis cintas navideñas preferidas. El alma de la misma es Lucy, una empleada del metro de Chicago y una auténtica vagabunda del amor. Ella sueña con que algún día logrará besar a Peter, un ejecutivo ricachón y guaperas al que ve diariamente en su parada de metro. ¿El problema? Él ni siquiera sabe que existe la pobre Lucy. Quién haya visto la peli, ya sabrá que el destino le dará una oportunidad a la desdichada. Pero también sabrá que “la vida nunca sale como la habías planeado“.

En fin, simpática, tierna y lograda comedia romántica que logra encandilarnos, gracias en parte a la meritoria labor de Sandra Bullock y Bill Pullman, quiénes se lucen de lo lindo en el papel de tortolitos. Lo dicho, un clásico de las navidades. No tiene desperdicio.

7.5/10

Spoiler

Peter me preguntó una vez cuándo te enamoraste de Jack, y yo le contesté mientras dormías…

‘Four christmases’. El lobby católico en Hollywood les desea una feliz navidad.

Seth Gordon se nos ponía navideño con ‘Four christmases’, una divertida cinta que focalizaba sus miras en una pareja de tortolitos: Reese Witherspoon y Vince Vaughn.

A los dos les sonreía la vida, esto es,  tenían un buen trabajo, un buen apartamento, un buen coche… y hasta unas buenas vacaciones navideñas en las Islas Fidji! Pero, ¿saben qué no tienen? Familia, un hogar cálido. Todo cambiará, sin embargo, cuando una espesa niebla les impida coger el vuelo que pondría sus traseros en las aguas cristalinas y turquesas del Pacífico. Es hora de pasar la nochebuena con la familia, digo con las cuatro familias (vienen de padres divorciados).

Es el momento de las anécdotas, los álbumes de fotos desmitificadoras y las pullas fraternales. Un recorrido ameno, divertido y gamberro por los hogares familiares de nuestros protagonistas será el medio ideal para entreternos la velada. ¿El fin de todo ello? Clavarnos, valiéndose de la calidez navideña, una acertada, enternecedora y reconfortante apología de la familia. Típica.

6/10

‘Love actually’. Hipérbole navideña.

“Siempre que me siento pesimista por cómo está el mundo, pienso en la puerta de llegadas del aeropuerto de Heathrow. La opinión general da a entender que vivimos en un mundo de odio y egoísmo, pero yo no lo entiendo así. A mí me parece que el amor está en todas partes. A menudo no es especialmente decoroso ni tiene interés periodístico pero siempre está ahí. Padres e hijos, madres e hijas, maridos y esposas, novios, novias, viejos amigos… Cuando los aviones se estrellaron contra las torres gemelas, que yo sepa, ninguna de las llamadas telefónicas de los que estaban a bordo fue de odio y venganza. Todas fueron mensajes de amor. Si lo buscarais, tengo la extraña sensación de que descubriríais que el amor en realidad, está en todas partes”.

Richard Curtis, un experto en combinar la comicidad con la sensiblería, se destapaba aquí con una comedia romántica del todo conseguida. Queda estructurada de un modo coral, dando como resultado un puzzle compacto en el que unas piezas brillarán más que otras, pero cuya esencia jamás será traicionada. Esto es, amor+navidad = hipérbole dulzona. Fórmula fácil, clara y sencilla. Si ven que esto no es lo suyo, no desperdicien su tiempo.  

Una gozada, en cambio, para quiénes les guste. Veámos que tenemos por aquí… amores nacientes (Hugh Grant y su asistenta), amores frustrados (Keira Knightley y Andrew Lincoln), amores infantiles (el huérfanito), amores encontrados (Colin Firth y la portuguesa), amores fraternales (agente y Billy Mack),  amores añejos (Rickman y Thompson), amores perdidos (Liam Neeson y su esposa), amores imposibles (Laura Linney y su compañero), amores prohibidos (Rickman y la secretaria), amores sempiternos (Linney y su hermano), amores gamberros (¿Wisconsin?¿Sexy acento inglés?) y amores predestinados (¡es lo que tiene ser dobles de actores porno!). La lista es larga, amplia y exagerada, de modo que no es difícil sentirse íntimamente representado en algún que otro personaje, ¿verdad? Además, la selecta y atinada BSO, contribuirá, y de qué manera, a la causa.

En fin, abran sus corazones para disfrutar, para emocionarse, para reír, para llorar o para ponerse morado de tanto sirope y algodón de azúcar, con ‘Love actually’. Es Navidad, y ya saben aquello que decía así… I feel it in my fingers, i feel it in my toes… Christmas is all around me, and so the feeling grows…

7.5/10

Spoiler

¿Una escena? Es difícil elegir, dada la batería de situaciones que aquí nos tenían preparada. No obstante, me quedo con el mítico e inigualable Hugh Grant y su arrebato vengativo/sentimental con el Presidente de los Estados Unidos (¡casi rompen relaciones diplomáticas!) por un asunto de faldas. Muy acertado.

Bon nadal

Mi amigo Guizmo y yo os deseamos una….. FELIZ NAVIDAD !!

Si alguien tiene un rato libre, puede acompañar estos días con clásicos navideños imperecederos como… Sólo en casa, Polar Express, Pesadilla antes de Navidad, Eduardo Manostijeras, Qué bello es vivir, Plácido, El día de la bestia, Love actually y muchas más !!