‘8 MM’. Una intriga tan repulsiva como atractiva.

El infalible, dentro del mercado cinematográfico puramente comercial, Joel Schumacher y un guionista de cierta reputación como Andrew Kevin Walker (Seven) nos deleitaban en 1999 con esta sombría, turbia y atroz historia acerca de ese peligroso, sanguinario y repugnante mundo que envuelve a las snuff movies. Todo se desencadenará cuando una ricachona viuda solicite los servicios de un detective privado, tras haber encontrado ésta en la caja fuerte de su difunto esposo una cinta de 8mm que contenía el asesinato a sangre fría de una joven adolescente.

A través de Nicolas Cage, ofreciendo una correcta interpretación, y un, como casi siempre, excepcional Joaquin Phoenix, nos adentraremos en un submundo altamente repulsivo, incoherente, despojado de cualquier atisbo de humanidad y con cierto halo a leyenda urbana. La intriga nos mantendrá en estado de máxima alerta, cautivados por los oscuros rincones encontrados por Cage a través de ese guía del inframundo que es Joaquin Phoenix. Los pasos dados por este dúo irán poco a poco revolviendo nuestros estómagos y mentes a medida que avance la investigación, a medida que observemos esos mugrosos escondites, a medida que veamos las caras de esos colgados y desquiciados personajes que deambulan por ese salvaje mundo. Meritable intriga que puede noquear a más de un inocente espectador, despertando en él las más terribles pesadillas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s