Qué decir sobre… «Kaze no tani no Naushika» (1984)

Nausicaacov4

Dirección: Hayao Miyazaki

Guion: Hayao Miyazaki (Hayao Miyazaki)

Montaje: Naoki Kaneko, Tomoko Kida, Shôji Sakai 

En 1984 nacía, gracias a Nausicaä del Valle del Viento, uno de los imperios más esplendorosos que ha tenido el mundo de la animación. Podría decirse que, juntamente con Walt Disney y su magnífica ramificación, Pixar, el Studio Ghibli ha sido una de los fuentes más productivas dentro del género. Un nombre que desprende personalidad, estilo y calidad. Si uno observa los nombres que hay detrás del mismo, Hayao Miyazaki e Isaho Takahata, entre otros, parece lógico pensar que en Japón las cosas se están haciendo muy bien en este apartado, respetando los cánones y la tradición del género, sin nada que envidiar, por otra parte, a las producciones que se realizan al otro lado del Pacífico.

En todo caso, más allá de Arrietty y el mundo de los diminutos (2010) de Hiromasa Yonebayashi, escrita, a su vez, por el propio Hayao Miyazaki, apenas había visto anime japonés hasta la fecha. Quizás por ello, un buen amigo japonés, conocedor de mi afición por el cine, me sorprendió el otro día trayéndome una película fantásticamente engalanada en su edición DVD. Esta no era otra que la que aquí nos ocupa.

nausicaa

Todo se plantea en un futuro post-apocalíptico. La humanidad, a causa de una guerra nuclear, se ha ido al traste. Los dioses de la guerra terminaron con ella. Apenas quedan ya ciudades donde habiten personas humanas. Además, el Bosque Contaminado desprende unas toxinas que pululan por el aire, impidiendo respirar en gran parte del planeta. Y unos grandes bichos, los Oms, son vistos con pavor por mucha gente. ¿Cómo reaccionar ante todo esto?

A través de Nausicaä y los habitantes del Valle del Viento, Hayao Miyazaki elabora un  precioso alegato en favor no solo del respeto a la naturaleza, sino también del respeto al otro, a la diversidad en su máxima expresión. Un mensaje pacifista que se contrapone a la visión oscura del mundo, definida en el personaje de Lady Kushana y su ejército de Tormekia.

Una película sumergida en el optimismo, cargada de buenas intenciones y a la que no le falta un ápice de vitalidad. Por tanto, una película muy bonita de ver, principalmente, por los más pequeños. Todo se resume, para mi gusto, en las preciosas imágenes que nos transportan a la infancia de nuestra protagonista, viviendo en armonía con la naturaleza, al compás de la cautivadora música de Joe Hishaishi.

Votación | 3/5  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s