‘Bosque de sombras’. Ideal para dormir.

Cuatro guiris se vienen de vacaciones a la España de finales del 70. ¿El lugar? Un pueblecito del norte perdido en las montañas y que muestra pocos indicios de civilización a excepción de cuatros casas y un bar.

La tensión entre el grupo de guiris y los autóctonos pronto la percibiremos, con todos los estereotipos posibles en la escena del bar, y aflorará aún más cuando el bueno de Gary Oldman y los suyos encuentren a una niña encerrada en una cabaña en medio del monte. A partir de aquí, la persecución habrá comenzado.

Se supone que esta obra debía dar terror, debíamos asfixiarnos viendo como los salvajes lugareños acosaban a los visitantes, viendo lo claustrofóbico de los montes, como la violencia empapaba la pantalla y saltaba de ella para revolvernos el estómago. Sin embargo, nada de ello ocurre. ‘Bosque de sombras’ es fría y aburrida. Tiene los ingredientes, pero no la mezcla. No trasmite en ningún momento. Si te coge bajo de defensas, puedes llegar a dormirte. Decepcionante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s