‘Fair game’. Material desaprovechado.

Reconozco que me sentí mal mientras visionaba ‘Fair game’. La angustia y el mareo podían conmigo. Quizás fue que estaba flojo de fuerzas. O que no había comido prácticamente nada ese día. Puede que fuera el calor que hacía en la sala, o estar sentado en cuarta fila. Aunque si tuviera que decantarme por algo, diría, casi señalaría, que el gran culpable es un tal Doug Liman, un mediocre cineasta que nos congoja la velada con su aparatosa y agitada dirección.

La historia, muy interesante (aunque tampoco sea para ganar un Oscar), le viene grande a un director tan mediocre como el susodicho. En manos de cualquier otro, la cosa daba para pulir un thriller político, crítico y con nervio. Sin embargo, las medias verdades de la cínica Administración Bush en torno a su vergonzosa actuación en el tema de las armas en Irak (pretexto de negocio petrolífero), así como el David contra Goliath pretendido en esta historia (Penn&Watts vs The white house), no consiguen cautivarme.

He pensado, sinceramente, que el tal Doug Liman está en la nómina de los Bush, agente infiltrado de éstos en ese farandulero movimiento de artistas hollywoodenses contrarios a la política de aquéllos y con marcados tintes pro-demócratas. Irritante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s