‘Coraline’. Rutina, dulzura, terror y rutina.

Una niña, Coraline, aburrida y cansada de sus padres, sueña con vivir una vida mejor. La mudanza a una nueva casa, le permite encontrar una puerta oculta. En sus sueños, unos amables ratones la conducirán por esa puerta hacia un mundo perfecto. Un bis de su vida, pero esta mucho mejor. Todo es fantasía, diversión, magia, bondad. Sus padres viven pendientes de ella. Sus vecinos son muy agradables. Su amigo, la casa y el jardín han mejorado. Y además, sin saber por qué, todos los habitantes de dicho mundo llevan botones en los ojos.

Un día, su otra madre, la dulce, le invita a coserse unos botones en los ojos. A Coraline le extraña. Vendrá la pesadilla. Una pesadilla asfixiante, en la que deambularemos de un mundo a otro tratando de escapar del mal trago, del naufragio en un mundo que no es el nuestro. El mundo de ensueño en el que se había sumergido, acabó por ser un mundo dominado por lobos y hienas ocultos tras unos botones, con niños atrapados y padres desaparecidos. Henry Selick convertirá la armonía y dulzura ansiadas  en terror.

A Coraline, al fin y al cabo, tampoco le desagradará tanto su vida real, su rutina, su día a día. Como dijeran Los Planetas… después de todo esto no está mal.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s