‘El hijo de la novia’. Monumento al amor.

“- De mí no te libras. Voy a estar siempre a tu lado. Siempre.

– ¡Qué pesado!”.

El pobre Rafael Belvedere observa como su madre, poco a poco, va perdiendo la memoria a causa del alzheimer. Él es el hijo de la novia. Pero situémonos. Estamos en la Argentina del corralito. Tiempos de crisis económica… y tiempos de crisis sentimental para nuestro protagonista. Su vida, la de Rafael digo, se ha ido al traste. “Hice todo mal“, reflexiona para sí en voz alta. Un divorcio, una hija desatendida, un restaurante que lo lleva loco, una madre enferma, una novia con la que no termina de comprometerse y un padre… ilusionado con volver a casarse, de blanco y por la Iglesia, con su madre. “Fue lo único que no le concedí“, le dice su padre. “Se lo debo”.

Un relato sentimental que roza la perfección. El cineasta, Juan José Campanella, tira de su propia experiencia personal para elaborar una tierna y sencilla historia acerca de la vida, el amor y el paso del tiempo. Todo ello perfectamente equilibrado, servido de un modo natural, veraz y realista. Sin almíbar ni algodón de azúcar. No es necesario cuando uno cuenta con Ricardo Darín, Norma Aleandro, Héctor Alterio o Eduardo Blanco. No es necesario cuando uno tiene esa magia especial para escribir tan fabulosos diálogos, tan logradas situaciones y tan encontradas emociones.

Entrañable, graciosa, espontánea, emotiva. Qué sé yo. Sobran las palabras con este tipo de películas. Una historia imperecedera. Un monumento al amor. Imprescindible.

gal2000483

9/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s