‘The fugitive’. Trepidante pulso.

Vaya por delante que me parece una auténtica exageración que esta película estuviera entre las cinco nominaciones que antaño, allá por el 93, concedía la Academia de Hollywood. Por tanto, reconocimiento a la magna labor de persuasión ejercida por  los distribuidores y productores de este film en la carrera cinematográfica más dorada. 

Dicho esto, entramos a desmenuzar ‘El fugitivo’. Todo se centra en Richard Kimble, un cirujano al que la vida le sonríe. Felizmente emparejado, una vida social exitosa, profesionalmente reconocido y con la cartera repleta de billetes. Sin embargo, todo dará un vuelco cuando alguien decida quitarle la vida a su mujer. Tremenda catástrofe, a lo que se sumará la patán investigación policial que, cómo no, apuntará su dedo inquisidor en dirección a las barbas del apuesto Harrison Ford. Así pues, al pobre y desgraciado Kimble no le quedará otro remedio que hacerse fugitivo con tal de tratar de probar su inocencia por la vía de buscar al verdadero asesino, un tipo con brazo ortopédico. ¿El principal problema? Un fantástico Tommy Lee Jones, quien da vida al detective Samuel Gerald, un cazador de prófugos de ensueño. 

La lucha entre cazador y presa, esto es Tommy Lee Jones y Harrison Ford, es el punto fuerte del film. Una tensa y trepidante carrera que hará las delicias de los amantes del buen cine de acción. Esto se combinará con una intriga ramplona y mediocre en torno al esclarecimiento del crimen originario. De un modo u otro, la historia combina distintos elementos con la virtud de conseguir un cocktail tan frenético como adrenalínico.

En definitiva, buena película de acción que encuentra su motor de combustión en una intriga de sobremesa. Un cartel repleto de caras conocidas, donde brilla, como ya se ha dicho, un sensacional Tommy Lee Jones (ganó el Oscar a actor secundario), que se adentra en la revitalizante tarea de plasmar en la gran pantalla las desventuras de los personajes de la mítica serie acaecida en los años sesenta. Todo bajo la rutinaria batuta de Andrew Davis, a quien, no obstante, cabe reconocerle buenas dotes para las escenas de acción. Repetirían fórmula, ahora ya sin el apuesto Harrison Ford y cambiando dirección, cinco años después con U.S. Marshals.

7/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s