‘Vertical limit’. Cuidado no te vayas a atragantar con las palomitas.

La película enclava su historia en medio del K-2, donde un grupo variopinto de escaladores/alpinistas protagonizarán un rescate/supervivencia que será el plato fuerte del film durante buena parte de su excesiva duración.

En su activo tiene ser una película sincera. Es decir, acción y aventuras a tutiplén, permitiendo engullir las palomitas con sumo gusto mientras ves alguna que otra escena llena de garra. También juega a su favor la cínica visión que muestra, no muy alejada de la realidad, acerca de lo que es el alpinismo hoy en día, carcomidos por el marketing, el negocio provechoso y la parafernalia que acompaña de modo inherente a estos dos amigotes (vamos que Juanito y Edurne empatizaron fuertemente con nuestros protagonistas). En su contra, ser una película rutinaria (es la cara inversa de lo de sincera) donde las haya, carente de originalidad (poco años antes se estreno ‘Máximo Riesgo’) y con cierta falta de sintoníapor parte de ciertas escenas (también cara inversa) con esa cosa llamada realismo (la escena del bote final es mítica).

Acción, montaña y aventuras de alta tensión, servidas en bandeja de plata por un cartel repleto de caras conocidas (como Chris O’Donnell o Scott Glenn) y una dirección comercial pero decente del cumplidor Martin Campbell. Del montón.

5.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s