‘Burn after reading’. Divertida gamberrada.

En los despachos de la CIA se cuece algo, han despedido a un importante agente encargado de asuntos en los Balcanes. El justificante, los problemas con el alcohol del pobre Malkovich.

Por si fuera poco, Malkovich debe aguantar como la furcia de su mujer, Tilda Swinton, se la pega con el guaperas de George Clooney, al que a su vez esta engañando su esposa. A punto de lanzarse a por el divorcio, la Swinton le encarga a su abogado que prepare todos los papeles, y éste le encarga que robe información del PC de su esposo para utilizarla en el proceso de separación. Con esas, un CD conteniente de datos chorras de Malkovich acaba en un gimnasio en el cual trabajan dos auténticos tarados, McDormand, obsesionada con realizarse cinco operaciones de estética, y Brad Pitt, un payaso que cree que está metido en algo gordo. Entre tanto personaje, se sucederán escenas gamberras y alocadas con un trasfondo claro de folleteo continuo durante todo el film.

Buenos diálogos, enormes escenas y un buen par de carcajadas es lo que ofrece ‘Quemar después de leer’. Viniendo de quién viene, los Coen, uno espera algo más, algo más “película”. No obstante, como divertimento, como película hecha en sus ratos libres, entendida como una película sin grandes pretensiones, la cinta destila humor, ironía y locura. Buena gamberrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s