‘Ghost ship’. Entretenimiento marino.

A pesar del descalabro que suponía ‘Trece fantasmas’ (2001), la productora Dark Castle decidía confiar de nuevo su proyecto a Steve Beck, un experto en temas de efectos especiales que gracias a ‘Ghost ship’ lograba resarcirse y alcanzar la decencia perdida.

Una intrigante historia la aquí propuesta. Posee uno de los mejores prólogos que yo recuerde dentro del género. Tremendo, impactante y escalofriante. La trama gira en torno al transatlántico Antonia Graza, desaparecido en misteriosas circunstancias en el año 1962. Ahora, un grupo de mercenarios del mar anda detrás suya, buscando el pelotazo en mitad del Estrecho de Bering. Cabe destacar que el poder de atracción de ‘Ghost ship’ va menguando progresivamente. Comienza fuerte, con pujanza e inquietud. Sin embargo, la mediocridad comercial va impregnándose en cada plano, en cada palabra, hasta ahogar a la cinta en medio de la rutina.

En fin, tiene la virtud de entretener. No conduce al espectador hacia el aburrimiento, lo cual ya es un logro. Una pieza repleta de oficio, interesante en líneas generales y con algún momento brillante. Se deja ver.

6.5/10 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s