‘Mr. Nobody’. Tremenda absurdez.

Jaco Van Dormael se sacaba de la chistera una original propuesta centrada en Mr. Nobody, el último tipo mortal existente allá por el 2100, año en el que la humanidad ya ha llegado al escalón de la inmortalidad. Su senilidad y falta de memoria le jugarán malas pasadas a la hora de recordar su juventud, sus mejores años, su vida.

Esa búsqueda existencial terminará por confundir al espectador, dejándonos un insípido fresco de imágenes portentosas y deslumbrantes, sí, pero también enrevesadas y caóticas todas ellas. La potencia visual supera a la historia que ésta pretende mostrar, pues a los 60 minutos de comenzar su visionado (lo confieso, no la terminé)  uno ya ha acabado extasiado con tal batiburrillo de romances, sueños y fantasías varias. En fin, diarrea con pretensiones de lirismo que se queda en la nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s