Cat on a hot tin roof

cat_on_a_hot_tin_roof_xlg“Tengo arrestos para morir. Lo que querría saber es si tú tienes arrestos para vivir”.

Qué bonitas son de ver películas como La gata sobre el tejado de zinc (1958), un buen ejemplo de que hace falta bien poco para elaborar relatos cautivadores. Las palabras de la obra original de Tennessee Williams nos sumergen en el torbellino de miserias, penas y alegrías que azota a una familia, los Pollitt, residente en el corazón de Mississippi.

La codicia, la desorientación, la falta de ternura, la estoica lucha. Son muchos los mensajes que esconde esta historia. Los sentimientos eclosionan en todo su esplendor cuando vemos a Paul Newman, Elizabeth Taylor o Burl Ives en escena. Qué gusto da ver a actores de este tallaje. Solo por el diálogo entablado entre padre e hijo en el viejo sótano de la mansión, la película ya merece la pena.

Un drama sureño tejido con esmero por Richard Brooks que guarda, como mayor tesoro, una preciosa metáfora entre las líneas de sus diálogos, entre los fotogramas que le dan color y forma. 

8.5/10

Anuncios

‘Fried green tomatoes’. Agradable combinación.

tomates_verdes_fritosMe gusta ‘Tomates verdes fritos’. Tiene mucho de evocadora, y es que guarda en sus adentros una nostalgia nada puñetera, buscándole así el sentido positivo al paso del tiempo, a las vivencias que uno ha coleccionado a través de los años, para así mirar hacia adelante con el mismo encanto con el que lo hacen las protagonistas de este film.

Las palabras de Fannie Flagg, novelista y guionista de esta historia, toman forma en torno a una pequeña cafetería de pueblo, donde la especialidad de la casa son los tomates verdes fritos, las sabrosas barbacoas y los ricos pasteles de manzana. Nada especial si no fuera porque el local en cuestión lo regentan Mary Stuart Masterson y Mary-Louise Parker, las combativas Idgie y Ruth en la película, quienes cautivarán nuestra atención desde el primer momento en que salen en pantalla. 

Un paseo sureño en el que Jon Avnet ensalza, sobre todo, el valor de la amistad. Lo hace a través de las palabras y memorias de Jessica Tandy, quien aprovechando su emergente relación con Kathy Bates no solo ayudará a la autoestima de ésta, sino que recordará lo bonita que era la vida, a pesar de las penas, inquietudes y tristezas con las que de de vez en cuando te sorprende ésta, en aquel pequeño pueblo de Alabama.

7.5/10

‘The help’. Caramelizado retrato de una época.

Película afable donde las haya, cuyo centro gravitatorio se situaba en la problemática racial acaecida en Jackson, Mississippi, durante los años 60. Tate Taylor, guionista y director, se servía del soso personaje interpretado por Emma Stone para desplegar su ¿alegato?/¿homenaje? en pro de la defensa por los derechos civiles que explotó en aquella década, centrándose especialmente en explicitar el dilema a través de la confrontación entre dos polos muy bien definidos: las criadas negras y las señoritas blancas.

Bryce Dallas Howard y Viola Davis serán los estandartes, y en medio de ellas se situará la escritora pipiola, nexo común entre todos los personajes de la cinta.  Personalmente, hablando de éstos, me quedo con Minny (Octavia Spencer), Hilly (Dallas Howard) y Celia (Jessica Chastain). Aunque, en realidad, pese a encontrar buenas historias individuales, la mecha coral nunca llega a encenderse, dando, en su conjunto, un resultado irregular derivado, principalmente, de la percepción de que todo parece bastante blandito, pues el conflicto social no acaba nunca de explotar ni de irritar al espectador.

En fin, cinta caramelizada y empalagosa que peca de buscar descaradamente la lagrimita en los ojos del espectador. Mezcla el drama y lo cursi con la reivindicación civil y el homenaje a los/as anónimos/as que lideraron en la sombra a esta. Sorpresivamente, coge impulso el film cuando aparece Chastain en pantalla, reprimida por su aislamiento reputacional (nada tiene que ver con el issue racial). Con todo, pese a ser muy, pero que muy, condescendiente con el tema tratado, una peli de este tipo nunca está de más.

7/10