‘Festen’. Verdades, vino y lágrimas.

posterLos Klingenfeldt, una familia modélica en los círculos burgueses de Dinamarca, celebran el aniversario del cabeza de familia. Un buen momento, por tanto, para volver a reagrupar a los hijos, allegados y amigos con tal de festejar, divertirse y recordar los viejos tiempos. Suena bien, ¿verdad? Sin embargo, dicen que toda familia tiene secretos oscuros.   

El portentoso Ulrich Thomsen, uno de los mejores actores del panorama europeo, asume con brillantez la tarea de desenmascarar al monstruo. Lo hace en mitad de un ostentoso banquete celebrado en un apacible hotel propiedad de su familia. Discursos, recitados entre copas de vino y caviar, que duelen profundamente. Son puñales forjados con verdades y lágrimas, clavados en el corazón de la mugre. 

Una película austera, poco adornada y natural. No lo digo como un reproche. Es más, el juego de luces que acompaña a la puesta en escena es asombroso. El relato, mientras tanto, deviene como un puñetazo en el estómago. Un trago amargo que Thomas Vinterberg no endulza en ningún momento. Fría, agreste y talentosa. Cine de calidad. 

8.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s