‘The untouchables’. Chicago, años 30.

losintocablescine-600aFantástica película sobre el mundo del hampa. La acción se enmarca en el Chicago de los años 30. Tiempos en los que la Ley Seca imponía al resto de la sociedad el pensar de los puritanos estadounidenses. Tiempos de gloria para el contrabando y el negocio ilegal en torno al alcohol. Eran los tiempos de Al Capone.

La colosal lucha entre Eliot Ness y Capone es una verdadera delicia. El timón de la historia lo lleva un tal David Mamet, quien hila un férreo guión puesto en manos de Brian De Palma. Para quienes se atrevan a criticar a éste, aquí tienen como réplica varias escenas para la inmortalidad que quizás les hagan cambiar su opinión respecto al mismo. ¿Mi favorita? La mítica estación de tren, magistral.  Por no hablar del asalto a la casa del oscarizado Sean Connery. Un poderío narrativo al alcance de muy pocos. 

El reparto, además, es fabuloso. Desde Kevin Costner hasta Sean Connery, sin olvidar a un joven Andy García. Y sí, De Niro se gusta interpretando a Al Capone. Muchos ingredientes, súmenle la música de Morricone y la acertada recreación de la época, para elaborar una verdadera joya cinematográfica. Un trabajo sensacional al que únicamente le pondré un pero: el montaje. ¿No hubiese resultado mejor con un poco más de clasicismo, esto es con veinte minutos más de metraje?

8.5/10  

Anuncios

‘Closer’. Batalla sentimental.

closer-poster‘Closer’ es una epopeya sentimental. Un relato descarnado, mordaz e impetuoso sobre las relaciones de pareja. El amor, la pasión y el sexo son plasmados con una veracidad asombrosa a lo largo de esta narración. 

Ayuda a tal fin, y mucho, el cuarteto protagonista. Sobre ellos recae el peso del film, y asumen dicha responsabilidad con gusto. Quizás Jude Law sea el más descolocado de todos, pero Julia Roberts realiza una más que digna labor, mientras que Clive Owen y Natalie Portman se sitúan en la excelencia. Además, tanto Patrick Marber como Mike Nichols consiguen hilar una historia llena de brillantez en la que los diálogos y situaciones prenden cautivo al espectador.

Conocerse, enamorarse, distanciarse, reencontrarse. Huir. Seguir de pie, hacia adelante. Todo bajo el agua fría de la canción de Damien Rice. Prepárense, por tanto, para disfrutar con esta verdadera batalla sentimental. Un lujo.

8.5/10

‘To the wonder’. De viaje.

‘To the wonder’ es un nuevo poema cargado de vida. Sobran las palabras para describirla. Los versos se convierten en imágenes, ofreciéndonos así un viaje hacia el sentir más puro. El amor se nos muestra en todas sus fases, impregnándose éste en la vida, en el universo y en los corazones de las personas. Todo a través de la lírica mirada de Terrence Malick. Pues sí, maravillosa.

vlcsnap-2013-05-13-23h14m30s208

8/10 

‘As good as it gets’. Fabulosa.

mejor-imposible-subtitulada-poster-en-alta-resolucion-hd-greg-kinnear-cuba-gooding-jr-harold-ramis-smallCuando uno observa por primera vez la obra “Nighthawks” del maestro Edward Hopper, queda cautivo. Es difícil que no se le quede guardada en la retina para el resto de sus días. Es un momento único, especial. Descubrir el arte. Por eso, cuando te da por ver ‘Mejor… imposible’ (1997), no tardas en cerciorarte de la sintonía que existe entre los personajes de la pintura y los de esta película. 

Son tres los pilares sobre los que se asienta la historia de James L. Brooks. Tres personajes magníficos. Los nombres de quienes los interpretan son, cuidado, esplendorosos: Jack Nicholson, Helen Hunt y Greg Kinnear. Palabras mayores. El auténtico coloso porta el nombra de Melvin, escritor de éxito reconocido. Un tipo, en cambio, triste y solitario. Rozando la misantropía, su enfermedad mental tan sólo le permite ser feliz satisfaciendo muchas de sus manías compulsivas, gozando, entre otras cosas, frente a la desgracia ajena. 

Una madre coraje, camarera de profesión. Y un artista que pronto verá su vida sucumbir son los otros dos que completan el cartel. Todos quedan relacionados por las singularidades del personaje de Nicholson. Déjense llevar, en definitiva, por esta excéntrica y redentora comedia. Imposible no sucumbir ante los encantos de Helen Hunt y Jack Nicholson. Magnífica. Graciosa. Vitalista.

8/10 

‘Identity’. En la mente de un psicópata.

1824Noche de frío y tormenta. Diez desconocidos, por azares de la vida, terminarán reunidos en un motel barato perdido en mitad de la nada. Pronto, se darán cuenta de que entre ellos anda un asesino con ganas de marcha.

Es la premisa con la que abre ‘Identidad’, película dirigida por James Mangold, notable cineasta, quien conduce con buen pulso la historia escrita por Michael Cooney. Conviene realzar la magnífica labor de casting aquí realizada, pues se consiguió juntar a un conjunto de actores, que sin ser pesos pesados, componen un cartel de lujo: Ray Liotta, John Cusack, Amanda Peet, John Hawkes, Alfred Molina, Clea DuVall o Rebecca De Mornay, entre otros.  

Un thriller que cautiva e inquieta. Se palpa la tensión, la intriga está bien pulida y nos encontramos con un final que no deja ningún cabo suelto, cosa extraña para este tipo de cintas. Total, un lujo. Una grata noticia, siempre que, eso sí, estén dispuestos a adentrarse en la mente de un psicópata. Vaya escalofrío.

7.5/10

‘Hotel Rwanda’. Sobrevalorada.

hotel_rwandaPelícula altamente sobrevalorada. El contenido dramático y terrorífico que envuelve al genocidio de Rwanda no merecía este trato cinematográfico. A la narración le falta soltura y, sobre todo, seriedad. Le sobran tropelías y penurias. Encontrar, en definitiva, el justo equilibrio. 

Alguien debería haber advertido a Terry George de que para sobresaltar al espectador, conmocionar su conciencia y levantar su espíritu crítico, no era preciso caer en la continua exageración y el exceso. Y es que ‘Hotel Rwanda’, pese a contar con muy buenas intenciones y tener un marcado sesgo divulgativo, termina por ser una película mediocre, de sensiblería barata.

El desaprovechamiento de grandes actores como Joaquin Phoenix y Nick Nolte también hace daño a la vista, pero ese es otro tema. Vamos a lo importante, ¿quieren que les cuenten la vergonzosa historia de hutus y tutsis a través de un impregnado espíritu de sobremesa? Pues vean ‘Hotel Rwanda’. Si buscan algo más de seriedad, búsquenla en ‘Shooting dogs’ (2005).

6/10 

‘The cider house rules’. Retazos de vida.

Las_normas_de_la_casa_de_la_sidra-941679230-large“Buenas noches príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra.”

Tenía una cuenta pendiente con esta película. Una cuenta que duraba ya la friolera de catorce años sin ver la que todos etiquetan como una de las mejores películas de Lasse Hällstrom. Hablo, por supuesto, de ‘Las normas de la casa de la sidra’. Película que forma parte de la mejor cosecha que ha tenido Hollywood recientemente, pues en 1999 las salas de cine iluminaron historias tales como ‘American beauty’, ‘La milla verde’, ‘El sexto sentido’, ‘El dilema’, ‘The straight story’, ‘Huracán Carter’, ‘Magnolia’ o ‘Acordes y desacuerdos’, entre otras. ¿Difícil colarse en las nominaciones de los Oscar a la mejor película, verdad?

Una narración emotiva, empapada de vida y humanidad. El tándem formado por Hällstrom y John Irving combina perfectamente las piezas, elaborando así un sentimentalismo que emociona con naturalidad y sencillez, sin caer en la exageración ni la cursilería. El romance surgido entre Tobey Maguire y Charlize Theron, aún siendo notable y teniendo un significado tan vital, no puede compararse con el amor que une al magistral Michael Caine con el orfanato de St. Cloud, la clave de bóveda de esta narración. 

Esta no es sólo la historia de un chico que quería vivir, liberarse, abrir nuevos horizontes y encontrar, al fin, su sitio en este mundo. Hay mucho más, aunque todo se nos presente con calma y serenidad, en torno a la completa galería de personajes que aquí se nos expone, tan bien pulidos y trazados. Una historia, en definitiva, bonita de ver.

7.5/10

‘Stoker’.

stoker_ver3Stoker tiene un par de curiosidades a considerar. Una, la más llamativa, la encontramos en el guión, pues viene firmado por Wentworth Miller, sí el carismático Michael Scoofield de la serie ‘Prison break’. Otra, también relevante, la marca el desembarco en territorio estadounidense por parte de Park Chan-wook, uno de los colosos del cine surcoreano y, por ende, del mercado asiático.

El talento visual de Park Chan-wook, apoyado en la potente fotografía de Chung-hoon Chung, sirve como lanzadera idónea de esta inquietante y turbadora historia. Además, tanto Mia Wasikowska como Matthew Goode y Nicole Kidman están espléndidos al encarnar a ese grupo de tarados que rinden pleitesía al universo de la psicopatía, al morbo brindado por la violencia y al detalle por la excentricidad.

Quizás el guión sea más simplón de lo que pudiera parecer inicialmente. Ahí reside la mayor flaqueza de ‘Stoker’. Pero, aún con todo, la estética de Chan-wook consigue darle vigor, tensión y un toque poético a esta peculiar historia familiar.

7.5/10   

‘The words’. Amor, palabras y decisiones.

ladron de palabras jeremi

El mundo de la literatura focaliza la atención de esta historia sobre las palabras y los sentimientos. Palabras que tienen un significado especial, palabras que pincelan la vida de cada uno de nuestros protagonistas. Siempre hay una historia que contar, parecer querer decirnos esta película. 

El guión de los debutantes Brian Klugman y Lee Sternthal muestra alguna que otra fisura. ‘The words’ es una película irregular, alternando momentos de absoluta brillantez con otros un tanto mediocres. Como principal achaque, vemos como el personaje de Dennis Quaid no termina de conectar con la verdadera clave de bóveda de esta narración: la interacción dada entre Bradley Cooper y Jeremy Irons.   

Una película agradecida de ver, muy bien hecha. La fotografía de Antonio Calvache adorna una narración que irradia una refinada emotividad. Sentimentalismo barato, le reprochan algunos. Ni idea, sólo sé que “El ladrón de palabras” contiene un punto triste, nostálgico, evocador. Gracias, en parte, a la sobresaliente historia de amor que nos cuenta un hombre viejo, el magistral Jeremy Irons.

7/10 

‘Before sunset’. Romance en París.

before-sunset-posterEsta película es como una canción pop. Breve, ágil, sentida y vibrante. Todo cabe en 76 minutos. Y es que el autor de la misma, Richard Linklater, vuelve a desplegar, nueve años después de aquel enternecedor amanecer vienés, todas las inquietudes que pululan en torno a los asuntos del corazón.    

Los diálogos, llenos de matices, vuelven a desprender una naturalidad asombrosa. El café, los paseos, el Sena, la belleza de Notre Dame y el paso del tiempo. Uno se siente cautivado por las conversaciones que mantienen esa pareja de treintañeros, reflexionando éstos sobre las mil y una cosas, sintiéndose especiales mientras caminan juntos por las calles parisinas. 

Un romanticismo especial centrado en la magia del reencuentro. Linklater, Hawke y, especialmente, Delpy nos emocionan con esta entusiasta, efímera y romántica historia. La encontrada nostalgia, los dulces recuerdos, la fugacidad del momento y la fantasía del porvenir se darán de la mano para pincelar esta encantadora postal. 

9/10